Archivo de mayo de 2010



IBERDROLA, GALÁN: AQUI MANDO YO

Galán es un tipo muy divertido. Ha dicho recientemente sobre la enmienda “antiblindajes” que pretende introducir el Gobierno para las empresas cotizadas, que “los blindajes estatutarios del voto son un instrumento de defensa para el minoritario”. Pero tenía que haber dicho que los blindajes estatutarios son un remedio infalible para que él siga mandando en la compañía.

Galán es el presidente de Iberdrola y está enfrentado con Florentino Perez de ACS. Como que en los estatutos de Iberdrola se establece que solamente se puede votar hasta un máximo de un 10% del capital, con independencia de las acciones que uno tenga, Galán se asegura el control de la compañía. Es evidente que si se eliminaran los blindajes lo tendría más crudo y Florentino Perez tendría más posibilidades de asaltar el poder, porque su empresa tiene bastante más que un 10% en Iberdrola.

Pero esto de los minoritarios es un “cuento”; minoritarios que de hecho son los mayoritarios en las empresas que cotizan en Bolsa. Porque en la inmensa mayoría de ellas, el capital está tremendamente repartido. Así el consejo o los consejos de administración ejercen la dictadura a través de las delegaciones de voto en las Juntas generales. Como que los bancos casi de forma irreversible delegan el ejercicio de los derechos de voto de sus clientes en el consejo, resulta practicamente imposible descabalgar a un consejo; a menos que se produzcan escisiones o cismas en el seno del mismo. Ejemplo, SOS Cuétara y los hermanos Salazar que fueron defenestrados.

La democracia accionarial en España sigue siendo una asignatura pendiente. Y como que los juzgados funcionan poco, esta política,- esta tradición diría yo-, va a seguir perpetuándose.

Por los siglos de los siglos.

Lunes, 31 de mayo de 2010

¿QUÉ HEMOS DE HACER CON LOS PARTIDOS POLITICOS?

ALGUNAS REFLEXIONES. TERTULIA CATALUNYA SOCIETAT CIVIL

jueves 27.5.2010  Círculo del Liceo

El título de la Tertulia es, “¿ qué hemos de hacer con los partidos políticos?”.

Está claro que nos acordamos más de los partidos políticos cuando tenemos problemas y problemas graves. Y vemos que los partidos no los solucionan. Los partidos son un mal necesario. No nos agradan, pero sabemos que tenemos que convivir con ellos. Forman parte del sistema político que nos hemos dado y sabemos que no hay otro sistema mejor que éste.

Pero cuando han habido crisis económicas graves, con final poco feliz, éstas han puesto siempre o casi siempre en peligro al sistema parlamentario. Ejemplo lo tenemos en la República de Weimar y el acceso al poder de Hitler.

Los electores pueden perdonar los fracasos políticos de sus lideres, pero perdonan menos los fracasos económicos. Queremos a los políticos para que nos hagan las cosas más fáciles. No para que nos las compliquen.

Cuando hay fracasos económicos, los ciudadanos se acuerdan más de los buenos y malos gestores. “Queremos gestores, no políticos puros manifiestan.” “Sustituyamos a los políticos por gestores”. Pero no se dan cuenta, ni han pensado que si esto fuera así, a los gestores también tendría que designarles alguien. Y este alguien no podría hacerlo a dedo, sino que se tendría que hacer democráticamente.

¿Tenemos los ciudadanos, el pueblo, la sociedad civil, responsabilidad en que los políticos lo estén haciendo mal?. ¿Nos merecemos otros políticos más eficientes y realistas?. ¿Y si los políticos lo hacen mal, hemos de consentir que arruinen nuestros patrimonios?.

En muchos años en este país no se había producido un dilema semejante. Miramos a los políticos y demasiadas veces exclamamos, “no es eso, no es eso”. Si de algún modo deseamos o hubiéramos deseado un día identificarnos con algún o algunos políticos,- en lo que a objetivos y actuación se refiere-, en pocas ocasiones nos habremos sentido tan distanciados de ellos, como en la situación que ahora estamos viviendo.

¿Soluciones?. Ya he dicho que no hay alternativa a los partidos políticos. La alternativa es la oscuridad y la dictadura; de uno u otro color. Tenemos entonces que seguir con ellos. Pero sin olvidarnos que están para servir los intereses de la colectividad. Sin olvidar que deben rendir cuentas de sus actuaciones.

Vivir al margen de la política y de los políticos no es rentable. Si no los fiscalizamos, peor. Luego no podremos quejarnos. Nuestra pasividad nos habrá ganado la partida. Aunque nos cueste tenemos que estar en la brecha. Como sociedad civil viva y atenta.

¿Tenemos los políticos que nos merecemos?. Algo de verdad hay en ello.

Domingo, 30 de mayo de 2010

¿Y SI OBAMA LLAMA A ZAPATERO Y LE DICE QUE CONVOQUE ELECCIONES?

Pues no estaría mal. Recordemos que cuando Obama le llamó para que adoptara con urgencia medidas económicas, se apresuró a hacerlo. No había hecho caso a nadie en España. Y en cambio rápidamente dijo que sí al presidente de los Estados Unidos.

Pero es que lo de las elecciones generales es casi más importante que las medidas para paliar el déficit presupuestario. Por mucho que recortemos gastos, si el país sigue parado, nunca nos vamos a recuperar; y nunca vamos a tener los recursos suficientes para reducir el enorme endeudamiento,- público y privado- que nos está ahogando. Algo así como 1.4 billones de Euros.

Clarísimo. Solamente unas elecciones generales pueden producir un cambio de actitud en los españoles; un cambio de aires para renovar espíritus, voluntades e iniciativas.

Mientras no se produzca esta convocatoria electoral, todo va a seguir igual.

¡Obama, llama a Zapatero¡

Viernes, 28 de mayo de 2010

PRETORIA

Los periódicos han vuelto a reanimar la historia de las corrupciones políticas al haberse levantado el secreto del sumario del asunto Pretoria, que llevó a la cárcel preventiva a algunos antiguos altos cargos de la Generalitat.

Los imputados han dicho que lo que estaban haciendo era perfectamente legal. Esto es, asesoramiento inmobiliario, intermediación, una especial de “lobby” cerca de los políticos que tenían que adoptar las decisiones de adjudicar o no la compra de un inmueble o la recalificación de unos terrenos. ¿No se hace esto en los Estados Unidos?.

La reflexión es interesante. ¿”lobby” o tráfico de influencias?. ¿O es que el “lobby” no es también un tráfico de influencias?. En cualquier caso el comportamiento tiene que ver con la transparencia que se debe al político y a las instituciones políticas.

El estupor y el aturdimiento de los procesados ha sido enorme. ¡ Pero si esto es lo que había hecho toda la vida¡ Es decir, hablar con un director general, con un “Conseller” y recomendarles un asunto, un promotor, un constructor. Ni más ni menos que lo que ellos mismos habían presenciado cuando estaban en la política activa.

Y sin duda alguna, las gestiones que hacían, tenían que cobrarse. No se iba a perder el tiempo porque sí. ¿Es esto tráfico de influencias? ¿Se pretendía influenciar a quien iba a tomar las decisiones?. Sí, sin duda.¿ Se aprovechaba el peso político que hubieran tenido los imputados para asegurar el éxito de las gestiones?. Sí, sin duda. ¿Cobraban los políticos afectados, los que estaban en activo?.

Si cobraron, los delitos se produjeron.Sin ninguna duda. En otro caso, el interrogante está en el aire.

Jueves, 27 de mayo de 2010

EL DESPIDO EN EL PUNTO DE MIRA

Los economistas del Fondo Monetario Internacional han insistido en una obviedad. Rebajar el precio del despido para que los empresarios, los emprendedores, que es el nombre que ahora se lleva, se animen a contratar al personal y así reducir el paro en este país. El razonamiento es elemental. En las épocas de bonanza económica se emplea a más gente, pero en cambio cuando hay crisis no se puede despedir. O solamente se puede hacer con unas indemnizaciones que causan la ruina de la empresa. Y por supuesto, que se me olvidaba, con el permiso de los sindicatos.

En algunas ocasiones he discutido este tema con empresarios. Ellos pensaban que eran los dueños de su empresa. Una ingenuidad absoluta y total. Los dueños lo eran los empleados, porque si algún día tenían que despedirlos, el conjunto de las indemnizaciones iba a ser en muchos casos superior a lo que la empresa valía.

Así, con esta situación nadie está dispuesto a arriesgar sus ahorros o su capital. Porque si lo hace se va a convertir en rehén del Estado protector, de los sindicatos y de sus empleados.

La solución está en cambiar las estructuras que vienen ya de tiempos franquistas. El sistema que pretende proteger al trabajador y en realidad lo penaliza. Sino, que lo digan los millones de parados que tenemos.

O bien reformamos el mercado de trabajo y las indemnizaciones por despido bajan de forma fulminante, o esto no se levanta.

Martes, 25 de mayo de 2010