IBERDROLA, GALÁN: AQUI MANDO YO

Galán es un tipo muy divertido. Ha dicho recientemente sobre la enmienda “antiblindajes” que pretende introducir el Gobierno para las empresas cotizadas, que “los blindajes estatutarios del voto son un instrumento de defensa para el minoritario”. Pero tenía que haber dicho que los blindajes estatutarios son un remedio infalible para que él siga mandando en la compañía.

Galán es el presidente de Iberdrola y está enfrentado con Florentino Perez de ACS. Como que en los estatutos de Iberdrola se establece que solamente se puede votar hasta un máximo de un 10% del capital, con independencia de las acciones que uno tenga, Galán se asegura el control de la compañía. Es evidente que si se eliminaran los blindajes lo tendría más crudo y Florentino Perez tendría más posibilidades de asaltar el poder, porque su empresa tiene bastante más que un 10% en Iberdrola.

Pero esto de los minoritarios es un “cuento”; minoritarios que de hecho son los mayoritarios en las empresas que cotizan en Bolsa. Porque en la inmensa mayoría de ellas, el capital está tremendamente repartido. Así el consejo o los consejos de administración ejercen la dictadura a través de las delegaciones de voto en las Juntas generales. Como que los bancos casi de forma irreversible delegan el ejercicio de los derechos de voto de sus clientes en el consejo, resulta practicamente imposible descabalgar a un consejo; a menos que se produzcan escisiones o cismas en el seno del mismo. Ejemplo, SOS Cuétara y los hermanos Salazar que fueron defenestrados.

La democracia accionarial en España sigue siendo una asignatura pendiente. Y como que los juzgados funcionan poco, esta política,- esta tradición diría yo-, va a seguir perpetuándose.

Por los siglos de los siglos.

31 de mayo de 2010



Deja un comentario