Archivo de septiembre de 2010



MOODY´S

La agencia de rating norteamericana Moody´s ha rebajado la calificación de la deuda soberana española. Ha pasado de la máxima calificación de “AAA” a otra de “Aa1″ Los expertos de Moody´s dicen que han modificado a la baja el rating porque “la fortaleza” en la economía española se está resintiendo en estos últimos meses y dudan de la capacidad del país de recuperarse pronto de la crisis existente.

La ministra Salgado que como la vicepresidenta De la Vega, es una mujer muy diligente y que por las mañanas se levanta muy pronto, ya se ha apresurado a decir que a pesar del cambio de calificación de la deuda española, “los inversores tienen todas las garantías”. Esto quiere decir que no han de inquietarse, porque el Estado tiene la solvencia suficiente para pagar lo que debe. Además algunos comentaristas han añadido que Moody´s ya tenía en la cabeza hace meses el rebajar la calificación. O sea que no hay que preocuparse demasiado.

De todos modos, si ya se han introducido medidas para rebajar el déficit; si ya se ha promulgado una reforma laboral; si los análisis “stress” de la banca española son impecables; si el gobierno dice que ya estamos saliendo de la crisis, ¿a que viene que estos señores de Moody´s nos vengan ahora en que no creen que todo esto no vaya a funcionar?. Porque si lo creyeran, seguro que habrían mantenido la calificación.

Ahí tengo dos respuestas. Una es la de que Moody´s como agencia de rating americana, no es objetiva; por lo que sea nos quiere perjudicar y hacer la puñeta. Lo de estas agencias ya estuvo hace algunos meses en la cresta de la ola y las autoridades comunitarias acordaron sentar las bases para la creación de agencias de rating europeas. Por tanto Moody´s forma parte del equipo de ”espabilados” o de “malvados” que no nos quieren. Entre ellos el Financial Times, el Economist y a ratos, el Wall Street Journal. 

La segunda respuesta, interpretación o lectura es la de que Moody´s esté bastante en lo cierto, cuando duda de la capacidad de recuperación de la economía española. Que pese a los deberes que se han hecho, los juzgue aún muy insuficientes para que la economía vuelva a crecer; digamos para el próximo año a nivel del 1/ 1,5% del PIB.

Y si Moody´s considera que España no tiene aún fuelle suficiente, lo lógico es que llegue a la conclusión de que podamos tener alguna dificultad en pagar el dinero que debemos. Sin ir más lejos la Generalitat de Catalunya, como ya mencionamos días atrás, tuvo muchos problemas en hallar una financiación hace unos pocos meses, porque los mercados internacionales estaban cerrados. Antes de verano el BBVA alertó también de lo mismo.

Estos de “Moody´s” son unos pesados.

Jueves, 30 de septiembre de 2010

“ESPAÑA ES NUESTRA”

Para los sindicatos, Comisiones y UGT, “España es nuestra”. Durante todo el día han estado proclamando que la huelga general ha sido un éxito. Dicen que esto les enorgullece. Y además han dicho que el movimiento ha sido un ejemplo de ejercicio democrático. Han tomado posesión del país.

Desde luego se quedan igual con una verdad que con una mentira. Decir que la actuación de los famosos piquetes es una muestra de práctica democrática, constituye una burla y un insulto al sentido común de los ciudadanos. Estos sindicatos están aún en las trincheras de los primeros años de la revolución industrial, cuando apenas habían teléfonos, y la radio y la televisión aún habían de inventarse. Todo el mundo sabe que los piquetes están solamente para amedrentar a la gente que quiere trabajar; para condicionar a quienes desean precisamente ejercer su derecho de libertad en el trabajo. Sin los piquetes y el control de los sindicatos de transportes la huelga no existiría, todo sería pura imaginación, puro humo.

El Gobierno se ha apresurado a decir que ellos han cumplido con su obligación. El ministro Corbacho ha agradecido a los sindicatos su sentido de la responsabilidad en el día de hoy.  El gobierno sabe que en el fondo los sindicatos, -léase UGT-, son sus aliados y en cuanto a Corbacho, antiguo alcalde de Hospitalet, los sindicatos del Baix Llobregat son también sus amigos y quienes le han ayudado a ganar las sucesivas elecciones.

Sin ninguna duda los sindicatos, como ya han hecho esta mañana, se van a apuntar al éxito más rotundo de la huelga general. Y ya han dicho que el gobierno tendrá que rectificar en las políticas sociales que ha emprendido.

Mientras tanto en Bruselas, en la Europa financiera, en las agencias de rating, seguro que están contemplando la situación en España con un punto de zozobra y mucha inquietud. Lo de la huelga general resulta tremendamente negativo para las expectativas de nuestro país cara a la reducción del déficit y al empuje que necesitamos para salir de la crisis. Cuando lo que realmente necesita España es una voluntad decidida de contención del gasto, de empujar de forma colectiva y con entusiasmo la máquina productiva a fin de superar las enormes dificultades existentes, vienen los sindicatos, como si fueran de otro mundo, a clamar contra no se sabe qué. Porque su discurso se balancea entre la crítica suave al Gobierno y la ácida a los empresarios, sin saber exactamente cuál es el mensaje final que deben transmitir. “Que el gobierno cambie su política, dicen”. Bien, vamos a suponer que el gobierno suprime toda la legislación arbitrada para reducir el déficit fiscal.¿ Y luego qué?¿Cómo vamos a obtener una nueva financiación en los mercados internacionales?¿ Nos van a excomulgar nuestros socios en Bruselas?.

Seguro que los sindicatos responden, “Ah esto no es cosa nuestra, esto no va con nosotros.”

¡Qué gente¡ ¿realmente nos la merecemos?

Miércoles, 29 de septiembre de 2010

VÍSPERAS SICILIANAS

Agustin Moreno, antiguo dirigente de Comisiones Obreras dijo ayer en televisión, que se ha de defender el Estado del bienestar y que por esto hay que ir a la huelga. Y yo pregunto, ¿Y como se defiende?. Para él, como vemos, dejando de trabajar. Pero esto es sencillamente incompatible. Si  no se trabaja, no se cobra; y si no se cobra no se puede mantener el nivel de vida que uno tiene.

Ya sé que la huelga es de un día. Pero después de este miércoles, tendremos pronto el puente de la hispanidad. Y luego el de la purísima. Y antes en Barcelona, las fiestas de la Merced y el 11 de setiembre. Total, fiestas que impiden la continuidad en el trabajo y la pura concentración para crear o desarrollar una actividad.

Yo creo que nadie puede dudar o discutir que el trabajo sigue siendo hoy fuente de riqueza. De un modo u otro. El no hacer nada, la pura indolencia provoca decadencia y catástrofes. Sino que se lo digan a los romanos. Por tanto no hay otra alternativa aún, que el trabajo. Y claro, hay países que trabajan más que los otros. No voy ya a hablar de China porque el ejemplo ya está muy visto. Pero seguro que hay otros países que trabajan más que nosotros. Y además que tienen una mayor productividad. Y también que los productos que fabrican son mejores, más cuidados que los que fabricamos en España. Estos países tienen más posibilidades que nosotros de mantener el Estado del bienestar y de disfrutar de un mayor nivel de empleo.

La fórmula por tanto es por una parte sencilla y por otra tremendamente complicada. Trabajar más y mejor. Pero es evidente que con la situación que tenemos no podemos pedir a los españoles que trabajen más, porque nos dirán que ya trabajan bastante. En cuanto a trabajar mejor y tener una mayor productividad, nos contestarán que esto es un asunto que no les compete a ellos sino a las empresas en las que están ocupados.

Creo que era el diario el País que en su edición del lunes decía, -página 10-, hablando de la ocupación que “la solución final es de largo plazo y pasa por el famoso cambio de modelo”. Bien, la conclusión es irreal. No vamos a tener un cambio de modelo, porque el país no lo va a poder asumir y menos financiar. Ya he dicho en otras ocasiones que tendremos que volver al sector de la construcción, insistir en el turístico y mantenernos en el automóvil.

Mañana tendremos finalmente la huelga general. Tanto hablar y discutir del tema para nada.

Nada va a cambiar. Por mucho que los sindicatos opinen lo contrario.

Martes, 28 de septiembre de 2010

“GAMBLERS”

“Gamblers”, o sea “jugadores”. El secretario de economía del Reino Unido, Vince Cable, ha acusado a ciertos banqueros de la City de ser unos empedernidos jugadores. Les ha dicho textualmente, que han hecho más daño a la economía inglesa que algunos lideres sindicales.  Y ha citado al señor Bob Crow que es el dueño del sindicato del transporte marítmo y ferroviario, y que por lo que se ve, ha resucitado después de la cuarentena que le impuso la Sra.Thatcher.

En cuanto a los banqueros, ha protestado el Sr.Cable, de mirar al corto plazo, solamente fijarse en la ganancia especulativa y les ha echado en cara que muchas empresas hayan desaparecido en estos últimos tres años por la pura especulación bursátil. Y que todo esto se ha construído sobre la base de un sistema de “bonus” o premios, que pese a la crisis financiera se ha seguido manteniendo.

En realidad si Londres es un centro financiero,- y por supuesto que el gobierno inglés tiene interés en seguirlo manteniendo,- la actividad bancaria va irremediablemente unida a la especulación y al atractivo de las operaciones corporativas. Que estas operaciones corporativas,- léase fusiones, ventas de activos,créditos sindicados-, han tenido en muchas ocasiones como primeros beneficiarios a los bancos, resulta evidente. Las cuentas de resultados de la banca de inversión, del Deutsche Bank y otros bancos globales, dan una clara idea de por dónde ha ido el negocio. Y por supuesto no, a la típica y tradicional actividad de remunerar a unos depósitos para prestarlos a un cliente con una solvencia adecuada.

¿Han sido los bancos, como afirma el político inglés, responsables en muchas ocasiones de los descalabros que han sufrido muchas empresas?. Sí, sin ninguna duda. Se han construido fusiones, Opas, compras “apalancadas”,  considerando más el capítulo de sustanciososo ingresos bancarios, que sinergias y ventajas para las empresas protagonistas de aquellas operaciones. En las compras “apalancadas” donde practicamente el precio de adquisición se desembolsaba con el importe de un crédito, los abusos han sido manifiestos. Conozco empresas muy saneadas que se vendieron a grupos financieros nacidos al calor del dinero fácil, que luego desaparecieron o están teniendo en la actualidad muy serias dificultades de supervivencia. ¿Porque? . Pues porque el comprador traspasó la deuda contraida con los bancos a la empresa que había comprado. Esto fue, por ejemplo lo que sucedió con Koipe, cuando fué adquirida por SOS Cuétara.

¿Van a cambiar las cosas?. No va a ser fácil. Pero por primera vez en el Reino Unido, un político se ha decidido a criticar frontalmente a los caballeros de la City. Obama ha empezado también a hacer los deberes. El mundo financiero está para facilitar el desarrollo y el crecimiento económicos. Esto es, un instrumento al servicio de aquellos objetivos. Y no un fin en si mismo. Es decir,la especulación por la especulación. Un “Las Vegas” particular de los financieros de turno. Para esto  no los queremos.

Lunes, 27 de septiembre de 2010

SERVICIOS MINIMOS

Nueva fórmula matemática. El volumen de servicios mínimos es inversamente proporcional al éxito de la huelga. Esto es, cuando más servicios mínimos, menos huelguistas. ¿Porqué?. Pues porque los servicios en el sector del transporte son los que permiten que la gente vaya a trabajar. Si solamente se mantienen unos servicios escasos y pobres, la huelga está asegurada. Simplemente porque uno no se podrá desplazar para ir al trabajo.

Total, la llave la tienen los del sindicato del transporte. El gobierno ya ha asegurado que ha pactado con los sindicatos los servicios mínimos. Y que la negociación ha funcionado. Esto quiere decir que la huelga será un éxito. Porque si el gobierno hubiera querido que los servicios “mínimos” fueran suficientes para que, quienes quisieran ir al trabajo, no encontraran obstáculos para coger el metro o el tren, los sindicatos no se habrían avenido a ello. No se habría producido el entendimiento que ahora proclama el ministro Blanco.

Al gobierno le interesa también que la huelga funcione. Que se note que hay una huelga general. Porque el gobierno es un aliado de los sindicatos. Y viceversa. Esto de que los sindicatos quieren que se vaya Zapatero no se lo cree nadie. Y ahora están buscando algún titular, algún “slogan”, para no echar a Zapatero las culpas de lo que pasa. Aún no han encontrado la frase contundente y feliz. Pero seguro que al final  los sindicatos se la van a cargar a los empresarios, al partido Popular y en la lejanía, al poder financiero internacional que ha obligado al gobierno socialista ha introducir las medidas que recortan los derechos sociales. Total, un rocambolesco proceso mental al servicio de los intereses de los que mandan en estos momentos. Como habitualmente sucede.

¿Y después de la huelga, qué? claman algunos titulares de periódicos. Pues después de la huelga, nada. Más de lo mismo. Inercia, escepticismo, pasividad. Porque ya lo he dicho en algún otro escrito en este Blog, que la huelga no va a generar empleo. Al contrario.

Y si éste era el objetivo máximo, ¿Porqué la han hecho?.

Se lo preguntaremos a ellos, a ver si nos contestan.

Domingo, 26 de septiembre de 2010