Archivo de octubre de 2010



QUE PAGUEN LOS PECADORES

El asunto está muy claro. Y Angela Merkel ha insistido en ello. La crisis de los países comunitarios, de algunos de ellos, no la pueden pagar los ciudadanos de la Unión con sus impuestos. Es decir, que cada Estado asuma sus responsabilidades. Y como consecuencia de todo ello, ha propuesto que las emisiones de deuda o “bonos” que se hagan para sacar del abismo a los países más afectados,- Grecia, Irlanda o quizá España,- se coloquen entre inversores privados. Y que éstos asuman el riesgo de un posible impago de la deuda soberana.

Sarkozy se ha puesto al lado de la Merkel, que es una mezcla de Sra.Thatcher y de Bismark, dependiendo del interlocutor que se le presente. En este empeño de poner firmes a los países más díscolos, tanto Sarkozy como Merkel van a una, aunque el presidente francés tenga en estos momentos más apuros en su casa, que tiempo que destinar a tareas supranacionales.

En cuanto a Trichet, el presidente del banco central europeo, ha dicho que lo de la colocación privada de bonos no le parece bien. Por una simple razón. Con la propuesta alemana se está introduciendo un mayor riesgo en la solvencia o seguridad del pago de los bonos. Pero Angela Merkel y los alemanes ya han manifestado por activa y por pasiva, que la solidaridad europea tiene un límite. Y por esto ahora quiere ahora modificar el tratado de Lisboa, para endurecer las condiciones a través de las cuales se fiscalizarán los déficits presupuestarios de los Estados miembros.

Difícil empresa, cuando la mayor parte de países comunitarios saben que no van a cumplir los deberes. A lo máximo tres o cuatro de ellos, serán los que lo consigan. Con lo cual lo más seguro es que todo quede en agua de borrajas. Mientras el Euro siga siendo la moneda común y las naciones europeas tengan la independencia y libertad de decisión que tienen ahora, no se podrá hacer nada para cambiar la situación.

Por mucho que la Merkel se empeñe. 

Domingo, 31 de octubre de 2010

JUGUETES

Acabo de visitar una tienda del Corte Inglés. Especializada en juguetes. Ahora que viene Navidad los juguetes van a estar en todas partes. He recorrido las estanterías. He estado haciendo un muestreo. Más o menos treinta tipos de juguetes. Compruebo que a excepción de uno, todos los demás,están  hechos en China. La excepción era un juguete de la marca Lego, fabricado en la república checa.

O sea, fabricados en España,ninguno. En las etiquetas de los distintos productos se indica que el importador y distribuidor son españoles. Es decir, las fábricas cerraron y en su lugar se crearon unas empresas importadoras. Si antes la ocupación en el sector juguete era importante, preferentemente en el Levante español, esto se ha terminado. La gente se ha ido al paro. Y no creo que se hayan encontrado alternativas de empleo. Porque está claro que las empresas importadoras, precisan de muy pocos empleados. En China han ganado la partida.

Cambio de panorama. Hoy un diario de Barcelona, señala que más de la mitad de los locales que se quedan vacíos en Barcelona, son alquilados por chinos. Y cuando los chinos fallan, entonces son los paquistaníes quienes les reemplazan. Locales para vender frutas, o lo que sea. La venta de los famosos ultramarinos, de los “colmados” ya hace tiempo que desapareció por la mayor parte de los barrios de la ciudad, que quedaron invadidos por los supermercados. Pero los chinos han hallado un pequeño filón de negocio en la tienda de “cercanía”. Y la tienen abierta mañana, tarde y noche. Y seguramente ganan poco o muy poco. De momento. Pero esta gente nunca se cansa.

Mientras tanto, me pregunto donde estamos y qué hacemos nosotros. Hemos desertado de actividades que eran muy nuestras y que formaban parte del tejido urbano. Eran unas señas de identidad vinculadas al espíritu individualista y emprendedor de esta tierra. Esto se está perdiendo y resulta tremendamente negativo. Para unos el marco legal, social, fiscal en el que vivimos es demasiado complicado para arriesgarse. Para otros , el esfuerzo que la empresa exige, no compensa los resultados que pueda ofrecer.

El ejemplo de los juguetes y la deriva de los locales comerciales, son síntomas muy serios de las carencias que tenemos en la sociedad.

Sin duda, es para preocuparse.

Sábado, 30 de octubre de 2010

MATRIMONIOS

Lo de los matrimonios que se suceden en el poder, constituye un fenómeno tremendamente curioso. Nestor Kirschner muerto, y su mujer presidente. Antes él, presidente y luego le sucede su mujer. No sé si esto puede ocurrir solamente en Argentina, con una tradición de mujeres importantes muy cerca del poder o instaladas en el mismo poder como Eva Perón. En los Estados Unidos Hillary Clinton trató también de emular a su marido. No llegó a la presidencia pero sigue en primera línea de la política activa.

En España no nos hemos encontrado con casos semejantes. Es cierto también que los sistemas de elección presidencial son distintos que en la Argentina. En cualquier caso dificil es imaginarse a la mujer de Aznar, Ana Botella postulando como jefa de gobierno o a la mujer de Zapatero haciendo lo propio. ¿ No hay ya bastante  que un miembro del matrimonio destaque en estas funciones?.

Y luego está lo del “nepotismo”. De acuerdo con el diccionario de la Real Academia española “nepotismo es la desmedida preferencia que algunos dan a sus parientes para las concesiones o empleos públicos.” O sea que alguien que está mandando, permite o favorece que su hermano, tío, sobrino o primo se aproveche de las influencias que posee en su cargo público, para ocupar puestos que seguramente no le corresponderían.

Pienso que practicamente son todos los países, democráticos o no, los que presentan claros ejemplos de nepotismo en la gente que les gobierna. Quizá con alguna rara excepción. La condición humana es así de frágil, de acomodaticia que tiende a proteger a los de su casta,a los de su familia cuando se encuentra en una situación de privilegio.  Es censurable. Absolutamente. Pero es también inevitable. Y los ejemplos los tenemos muy cerca.

Porque además el que está ejerciendo el poder lo tiene más fácil para que uno de los suyos le suceda en el reinado. Dispone de la información, de la dependencia sobre las personas, de la autoridad sobre otros. Por esto es aconsejable establecer barreras que dificulten o traten de impedir  la impunidad de estas prácticas. No hay bastante con ser honrado, hay que parecerlo también.

Y cuando la mujer del presidente le sucede en el mando, – léase la mujer de Kirschner-, aunque el pueblo la haya votado, la estética no funciona. Y la ética se pone en duda. Porque uno recuerda la época de los imperios, de los reyes absolutos cuyas dinastias se sucedían sin fin.  Porque el monarca solamente respondía ante Dios.

Pues bien todo lo que se pueda parecer a aquello, aunque sea de lejos, me parece mal.

O sea: si el marido es presidente, la mujer que se dedique a otra cosa. Y viceversa.

El país ya tiene bastante con uno de la familia.

Viernes, 29 de octubre de 2010

“NO, WE CAN´T”

Todos nos acordamos del “yes, we can” de Obama, pronunciado una y mil veces durante la campaña electoral, durante los primeros días de su reinado e imitado el estilo y la frase por políticos de provincias de más abajo de los Pirineos. Lo del “yes, we can” era una frase triunfal, una afirmación contundente y vencedora. Aunque no se supiera muy bien qué es lo que realmente se podía hacer, daba la sensación de que la imaginación, la audacia y la valentía habían llegado al poder para ganar voluntades y superar inercias.

Hoy la frase se ha vuelto distinta. Por esto titulo el artículo, “no, no podemos”. Porque esta sería seguramente la frase que convendría a la actuación de Obama después del tiempo que lleva en la Casa Blanca. ¿Triunfos? ¿Derrotas?. No, no exactamente. No lo vamos a medir por este patrón, que podría sin duda simplificar las cosas. Pero si un punto de cansacio y un algo de desaliento.

Está claro que los retos con los que se enfrentaba Obama, eran impresionantes. El primero la crisis económica que había que vencer. A esta crisis se enfrentó Obama volcando las arcas de la reserva federal y gastando más y más dólares. Salvando bancos, inyectando fondos a las empresas automovilisticas, procurando rescatar al sector inmobiliario, a las grandes sociedades hipotecarias. Todo ello a base de cargar el déficit presupuestario en sumas enormes.

Obama logró espantar los demonios de la catástrofe económica. Pero éstos no se ha ido. Están acechando y la recuperación no se ha producido aún de manera satisfactoria. El enfermo precisa todavía de respiración asistida. No sabemos como el asunto va a terminar. Obama no está tranquilo. No puede estarlo.

Otro ejemplo, que también ha quemado muchos esfuerzos. La reforma sanitaria. Al final se aprobó; menos de lo que se esperaba, pero la pregunta es si la apuesta valía realmente la pena. El desgaste del presidente fue enorme.

Y ahora cuando ya se presentan unas elecciones en Nevada y California, Obama se encuentra con el descontento de los votantes pertenecientes a la población hispana,- numerosa en el Estado californiano, -que le reprocha no haber normalizado la situación irregular de miles de sus compatriotas. Porque dicen, esto es lo que prometió cuando aún vestía de candidato demócrata a la presidencia.

Por esto digo que la frase es “no, we can´t”. No sé si Obama la aceptaría, porque ello supondría una rendición. Pero la realidad es tan tozuda, tan absolutamente impermeable, que torna en frustación los mejores y más puros deseos.

 Obama es el ejemplo.  

Miércoles, 27 de octubre de 2010

INTERNET

Estos días se está discutiendo acaloradamente sobre los excesos de la red.  De internet y de las informaciones que aparecen en pantalla. Se dice que no puede ser que todo valga; que cualquier información sea verídica o falsa tenga la misma presencia. Que cualquiera esté legitimado para decir lo que le venga en gana y encima ocultarse bajo un seudónimo. Ejemplo, los innumerables foros que pululan por la red. Y que además lo que se dice o publica, verdad o mentira, quede grabado eternamente en cualquier fuente de noticias que se publique.

¿Hay que poner puertas al campo? ¿Es lícito que Internet sea la selva digital en su estado más puro? ¿Que no exista un mínimo orden, un código ético que pueda llevarse a cabo?. ¿Todo vale?. No, no todo vale. El acceso a  la información directa, inmediata tiene muchos méritos. Pero la información se manipula, las opiniones sobre las personas se tuercen deliberadamente y se inflige un daño tremendo a personas que no poseen la formación, la cultura, los principios  que les permiten distinguir el bien del mal. El mundo virtual ha aparecido como un monstruo devorador que impone sus leyes al margen de la civilización. Sin duda se le ha de poner freno. Todavía no he digerido el cómo se ha de hacer, para que no devenga un instrumento al servicio del poder. Es decir, del otro.  El poder de los Estados.

Ahora mismo se está debatiendo en los juzgados norteamericanos los excesos de Google. Para construir el “Google Maps,” los señores de Google montaron caravanas de vehículos que recorrían las ciudades, fotografiando calles, plazas y esquinas.  Y además interceptando las redes WiFi de establecimientos, negocios y ciudadanos. La legislación de los Estados Unidos y la normativa de la mayor parte de los países europeos dice que esto no se puede hacer. Que está prohibido. Y como que Google parece que ha infringido estas leyes, captando información que no le corresponde, tendrá que responder de ello ante los Tribunales.

Es un ejemplo. El rey de Internet ha ido tan lejos en su anhelo de almacenar tanta información, que se ha topado con la realidad del derecho. Sí, que aquí, podemos afirmar, que el mundo virtual se enfrenta al real. No se puede desnudar a las personas, apropiándose de su historia, de sus conversaciones, de su intimidad, sin pedirles antes permiso. Ni tampoco es válido que estas mismas personas puedan ser ultrajadas y vilipendiadas, por fantasmas que se esconden cobardemente en la red. Y que no puedan hacer nada para defenderse.

Sí, esto ha de cambiar. 

En beneficio de la propia Red.   

Martes, 26 de octubre de 2010