JUSTICIA, JUSTICIA

Hay una creencia errónea de que la justicia es universal, un bien absoluto y permanente al alcance de cualquiera. Tremendo error. La vara de medir de la justicia siempre es distinta.  La justicia en Italia es distinta de la que tenemos en España. Y ambas son por supuesto opuestas a las que puedan darse en China, Cuba, Rusia o Irán. Y resulta que en todas estas últimas naciones también se habla de «justicia».

Todo esto viene a cuento por la sentencia que se está dictando contra Jodorkovsky el antaño impulsor de la petrolera Yukos.  Se le imputan una serie de delitos vinculados a la venta de crudo a precios artificiales y lavado de capitales. Como algunos comentaristas en Alemania y Estados Unidos se han rasgado las vestiduras por lo que está sucediendo en los tribunales de Moscou, el presidente Medvedev ha contestado, que esto es un asunto interno y que estos países no tienen ningún remordimiento en condenar, incluso a cadena perpetua a los responsables de fraudes empresariales.Madoff sin ir más lejos.

La cuestión es clara. En primer lugar reconozcamos que todos los países, del color y credo que sean, se atribuyen el dominio sobre la forma y modo de impartir justicia. La justicia es un elemento básico o un apéndice del sistema político. En segundo lugar asumamos, que dondequiera que la administración de justicia se produzca,- sin excepción-, la imperfección constituye la regla. No existe una justicia santa, una justicia perfecta.  Porque la justicia está impartida por hombres y mujeres. Y los humanos somos vulnerables. Por tanto las sentencias, que son una emanación de la voluntad humana, son un bien imperfecto. En algunos casos, brillantes, en otros mediocres sino erróneas. Esta es la fatalidad.

Y esto sucede en España o en los Estados Unidos, países que viven en un sistema constitucional, con unas garantías básicas. Y que valen también para los que se dirigen a los Tribunales en demanda de protección. Así que, cuando se dicta tal o cual sentencia, condenando o absolviendo a uno o a otro, ¿significa que aquella resolución es la expresión de la justicia, del derecho?  En absoluto. Puede serlo, pero no necesariamente.

Por tanto esto de confiar en la justicia tiene sus limitaciones. Mejor no tener que acudir a ella.

Porque a veces te puede pasar cualquier cosa.

Y no exagero.

29 de diciembre de 2010



Un comentario para “JUSTICIA, JUSTICIA”

  1. admin dice:

    Thanks also for your interest.

Deja un comentario