MAL SUEÑO

 

 

La reestructuración bancaria no ha terminado. Ni terminará hasta que no salgamos de la crisis. No nos empeñemos en separar lo que es inseparable. La banca es el espejo del pais. Si España va mal, las instituciones financieras van mal. No es ninguna sorpresa. Lo contradictorio seria que no fuera asi.

Bankia acaba de salir a Bolsa, con unos resultados pobres. Si las entidades “cuidadoras” del valor no hubieran actuado de manera diligente, comprando papel, la cotizacion se habria desmoronado. Lo mismo sucedió luego con el debut de Banca Civica. El precio no aguantó la primera jornada. Y veremos que sucede en las proximas horas. El público inversor ha dado la espalda a la Bolsa. Por lo menos, en las apuestas de riesgo para el negocio bancario.

Porque, claro, la reestructuración está muy bien. “Limpiemos el balance”. Y que el Estado, el Frob, ponga dinero o entre en el capital de las cajas. ¿Pero después, qué? ¿Donde está el negocio?. ¿En qué se va a ganar dinero?. ¿Cuáles son las actividades que generan unos márgenes y que sean apetecibles para el sector financiero?. Evidentemente que los clientes con balances saneados, ya estan bastante cautivos de la gran banca. Y el nuevo negocio que se pueda crear tiene forzosamente que ir a caballo del crecimiento, del despegue economico.

Mientras éste no exista, la reestructuración tendrá poco futuro. Porque si el dinero del Estado se ha de devolver, únicamente se podrá hacer si la actividad financiera recobra el pulso. Si hay creacion de empresas e incremento del empleo.

Además, las cajas, solamente sabían hacer una cosa. Las operaciones hipotecarias. El mercado inmobiliario. Porque las piedras eran lo mas seguro del mundo. Pero ahora que las piedras estan devaluadas, la dificultad está en buscar otras alternativas. Por el momento éstas no existen o no tienen la suficiente fuerza, como para que todo el sector empiece a andar.

De momento es lo que hay. No es ninguna sorpresa.

 

 

 

 

31 de julio de 2011



Deja un comentario