Archivo de octubre de 2011



EL FIN

 

ETA acaba de anunciar el fin de la pesadilla, del terrorismo en España, después de tantos años. Se esperaba la noticia. Y más después de la llamada conferencia internacional con la asistencia de grandes predicadores de la escena diplomática y política.

 

El partido socialista y el popular han reaccionado de forma análoga. La derrota de la banda es una consecuencia del triunfo del Estado de derecho, que ha doblegado a la violencia sectaria, han dicho.

 

Pero ésta no es toda la verdad. Lo cierto es que la izquierda vasca gobierna en las instituciones. En el Ayuntamiento de San Sebastián, en las Diputaciones y en muchos pueblos. La izquierda vasca, los antiguos batasunos con otro traje, están tocando poder y han llegado a la conclusión que el lenguaje de la paz puede ser mucho más rentable que el de las armas. Si el objetivo de las armas era mandar, ahora sus correligionarios ya están mandando en entidades con presupuestos millonarios. Y desde arriba, desde los balcones de ven las cosas de otra manera.

 

Pienso que la tesis de  Arnaldo Otegui al que tengo por un tipo muy espabilado e inteligente, ha sido la ganadora. No creo que pase mucho tiempo para que le veamos liderando el movimiento nacionalista de la izquierda vasca.

 

El mal sueño ha terminado. Todo acaba un día. Ha costado que llegara. Pero al fin se hizo un poco de luz entre tanta tiniebla.

Jueves, 20 de octubre de 2011

MIRÓ

  

Han anunciado que se celebra una retrospectiva de la obra de Miró en la Fundación que lleva su nombre. Miró me ha interesado en estos últimos años, en que he tratado de desmenuzar e interpretar la simbología, los susurros y las intenciones de sus obras. Con toda seguridad no lo he conseguido. Y no creo que tampoco lo hayan conseguido los críticos y comentaristas que avanzan conclusiones sobre lo que el  artista quiso o no quiso decir en los cientos de pinturas, litografías o grabados que legó  a la posteridad.

 

Mágico. Sí, la obra de Miró tiene algo de mágico. Lo mágico es sobrenatural, fuera del alcance de los simples mortales. Miró se evade de la realidad. Constantemente. Y nos dibuja otra realidad que no entendemos. Que solamente la comprende él, aunque a lo mejor ni siquiera esto. Sueña con ella. Porque las alegorías, monstruos, animales que nos muestra en sus pinturas, pertenecen al mundo de los sueños. Pero lo que sucede, es que este universo fantástico, queda envuelto en un marco de colores que dan un equilibrio y  una fuerza inusitada a la obra. Puro arte.

 

Pero curiosamente aún en este ámbito irreal, Miró fue absolutamente riguroso y racional en todo lo que hacía. ¡ Tan distinto a las divagaciones y locuras de Salvador Dalí ¡. Las creaciones de Miró, pueden aparentar simplicidad, algo elemental. Pero no, todos los rasgos que aparecen en la tela han sido considerados y analizados. Desde una perspectiva puramente estetica, ninguno está de más.  En cambio a Dalí, fuera de las grandes pinturas conocidas, le faltó la voluntad y el coraje para mantener el ansia del rigor y la perfeccion. Un ejemplo del desorden daliniano, lo tenemos en la cantidad indescifrable de obra grafica y la dificultad de llegar a un compendio serio de lo que hizo y no hizo en el amplio espectro de lo que en el mercado se ofrece como obra suya. En cambio la catalogacion de la produccion artistica de Miro, ha podido llegar a conclusiones mas felices y definitivas sobre su legado. Desde sus primeros lienzos, en los que se describen con minuciosidad los instrumentos mas elementales del trabajo en el campo, hasta las simbologias de cuerpos celestes y seres avidos de inmortalidad, todo en la obra de Miro respira la seriedad y la responsabilidad de quien, aun avanzando a ciegas, no deja de buscar otros horizontes que le lleven a descubrir algo nuevo.



Larga vida a Joan Miro.

    

 

Domingo, 16 de octubre de 2011

PAPELES

 

Hablo con un periodista amigo. Cada vez se vende menos prensa. De la impresa, de la de toda la vida. El mundo digital va ganando adeptos. Resulta más fácil abrir el ordenador por la mañana o el “tablet”, y hojear lo que llevan todos los periódicos, sin tener que ir al kiosko y gastarse lo que ahora viene en llamarse “una pasta” adquiriendo periódicos que a las pocas horas se hacen viejos. La batalla la está ganando, si no la ha ganado ya, la prensa en formato digital.

 

Y como que se venden pocos diarios, sobran periodistas en las redacciones y casi todas las empresas editoras pierden dinero. Enormes dificultades para superar la situación actual. La Vanguardia parece que está en manos de la Caixa y de las subvenciones de La Generalitat. El Periódico podría acabar cerrando. El Mundo, con los italianos en pie de guerra. El País en manos de un capital riesgo americano, que debe estar pensando el porqué se ha metido en este berenjenal.  Como que no se venden periódicos se intenta seducir al personal con toda clase de utensilios y cachivaches. Lo que uno compra es menaje del hogar, platos, cubiertos, música; y de paso el periódico.

 

Sí, el tránsito va a ser traumático. Porque al cambio tecnológico, se le une la tremenda crisis económica que estamos padeciendo. Y resulta más complicado acometer el cambio de estructuras en épocas de estrecheces de liquidez, que en otras más cómodas. Porque además, la digestión de las publicaciones en Internet, está aún en una fase temprana. La publicidad en Internet no da aún para muchas alegrías. Internet es el universo de lo gratuito y no es fácil convencer al internauta de que pague por la información que recibe. Y consecuentemente, que las empresas acepten tarifas sustanciosas por anunciarse en la red. El resultado de la evolución que estamos viviendo es absolutamente incierto para las empresas de este sector. La adaptación se hace cada vez más urgente, y si este cambio de lo “real” a lo “virtual” no se produce de manera que permita equilibrar la cuenta de resultados, el futuro de algunos grupos editoriales conocidos peligra muy seriamente.

 

He comprado durante años, dos o tres periódicos. Uno de ellos, económico. Y con frecuencia rotativos ingleses o alemanes. Ahora, casi he dejado de hacerlo. Internet me provee de la información que necesito. Sí, tengo que decir, que tener un periódico entre manos, me ayuda aún a una reflexión más pausada y consciente. Habrá que analizar desde un punto de vista psicológico a que obedece el fenómeno.

 

¿El papel es el pasado?. Me resisto a aceptarlo.

 

No, no quiero enterrarlo. No se puede enterrar al testigo. No se puede sepultar la historia escrita de la humanidad.

 

Sábado, 15 de octubre de 2011

NO FUNCIONA

 

Increible. Pero cierto. Estos dos últimos días los usuarios del conocido “Blackberry” han andado muy desconsolados, proque no han tenido acceso a Internet. ¿Que ha sucedido?. Los propietarios del utensilio se han apresurado a informar que lo que ha fallado es el “servidor”. El “Servidor” parece que se llama RIM y que es el responsable de filtrar o canalizar la información que va a los miles y miles de Blakberry esparcidos por el mundo.

O sea, que Internet, el servidor o lo que sea, puede fallar. Además ha dado la casualidad que a mí, pobre mortal pegado a los ordenadores portátiles, también no me ha funcionado en estas últimas horas el acceso a Internet. No hay manera de conectarme. Bueno, sí para mandar mensajes, pero no para recibirlos. Un amigo ya me ha dicho que seguro que tengo un virus, o dos o tres, que han invadido el cuerpo de mi pobre ordenador y lo están destrozando. Los “antivirus” que son una especie de antibiótico o penicilina para los ordenadores, esta vez no han funcionado. Se ve que, como en el cuerpo humano, hay “virus” especialmente resistentes a las medicinas virtuales. 

En esto de las enfermedades digitales, me dicen que los “Mac” de Apple, no enferman nunca, ni se contagian. Y me han recomendado que me pase a un Mac. Me lo estoy pensando.

Para concluir estas divagaciones, algún agorero ya ha dicho que lo que ha sucedido con el Blackberry puede ocurrir en otros ámbitos de las comunicaciones por Internet. Es decir que,- utilizando la terminología al uso- nos podemos quedar un día ”colgados”, sin relación con el mundo exterior. Y esto puede querer decir lo siguiente. Internet y las tecnologías que le asisten, no son infalibles, no son perfectas, se pueden “romper” y a lo mejor pueden “morir” del éxito.

Entonces, ¿ponemos límites al mundo de Internet?. ¿Podemos quedarnos a oscuras?. Y si sucede, ¿tenemos una tecnología de respuesta, un sustituto? No. Hemos tirado las máquinas de escribir, las cartas no las mandamos por correo sino por PDF, el Fax lo hemos arrinconado.

Bueno, hemos saltado al vacío, apostando de forma ciega por las nuevas tecnologías.

Apasionante.

Miércoles, 12 de octubre de 2011

NOVENTA MIL MILLONES

  

 

Apple tiene en caja sesenta mil millones de dólares, según las informaciones que me llegan sobre la situación financiera de este grupo. Google, cuenta con treinta mil millones. Las dos suman noventa mil millones y no cuento lo que debe tener en caja Microsoft. Esto quiere decir que a estas empresas les sobra el dinero, pueden comprar lo que quieran y están tremendamente alejadas de las cuitas, de los problemas que tenemos en Europa e incluso de las dificultades del presidente Obama, combatiendo el déficit presupuestario.

 

Recuerdo el año 2.000 cuando se precipitó la burbuja bursátil creada por las empresas del mundo digital e Internet. La montaña rusa de “Terra” y de tantas otras empresas que quedaron engullidas en esta primera etapa de las nuevas tecnologías informáticas.

 

Al cabo de diez años, se puede hablar de consolidación. Durante muchos meses Apple ha sido la primera empresa mundial por capitalización bursátil. A pocos pasos le ha seguido Microsoft. Y otras muchas del sector, nacidas en el mismo Silicon Valley, han echado raíces y se cuentan hoy entre las más innovadoras y dinámicas de la economía norteamericana.

 

“El valor añadido”. Se terminó el valor añadido en la construcción de vehículos, en la producción de electrodomésticos, de materias químicas, de los textiles más diversos. Todos son sectores maduros. Esto es, se ingresa para pagar lo que se debe y poco más. Subsistencia pura y dura. Las llamadas “commodities”, productos que han de luchar con la competencia feroz de los países asiáticos.

 

Valor añadido significa, ganar dinero. El que te paguen por un producto, porque nadie más lo hace. Porque el público prefiere un determinado producto por su excelencia, por su calidad, por sus utilidades. Microsoft, Google, Apple, Intel, tienen estas características. Estás dispuesto a pagar más dinero, porque crees que necesitas aquel producto, porque te gusta y entiendes que puede servirte para tu quehacer cotidiano.

 

A unos les sobra el dinero y a Grecia le faltan cinco mil millones de euros para ir tirando. Todo un país es incapaz de generar un negocio que se asemeje a estos que he citado. Grecia vale menos que estas empresas. Google o Apple podrían comprar islas y más islas griegas. No se las terminarían. ¿Pero, que harían con ellas? No, no van a hacerlo. Seguro que prefieren invertir en más cerebros y más tecnología.

 

¿El mundo está mal repartido? Seguro. Pero en la mayoría de los casos la tenacidad, la constancia, la imaginación, el trabajo continuado y sin descanso, tienen un premio.

 

Y en el viejo continente hay muchos que se han dormido.  

 

 

 

 

 

 

Lunes, 10 de octubre de 2011