VIVO O MUERTO

 

Un portavoz de las Naciones Unidas acaba de manifestar que se va a realizar una investigación para conocer de qué manera murió el dictador Gadaffi. A este respecto señala este representante, como extrañado, que han aparecido en televisión dos imágenes. Una de ellas, con Gadaffi aún vivo y la segunda en la que ya está difunto. Y que se ha de saber o profundizar qué es lo que sucedió entre una y otra instantánea.

 

Bueno, la contestación es clara. Le pegaron un tiro a Gadaffi. No hay otra explicación posible. A menos que en aquel corto espacio de tiempo el coronel tuviera un infarto de miocardio o un colapso monumental. Por tanto lo ejecutaron, lo asesinaron o lo mataron, que no se cuál de los adjetivos es el más apropiado.

 

Al funcionario de la ONU le interesa el asunto para proclamar posiblemente a continuación, que esta acción va contra principios elementales de justicia. A Gadaffi se le tenía que haber llevado al Tribunal penal internacional para ser juzgado. Y que nadie se hubiera tomado la justicia por su mano. O sea que los llamados rebeldes que con la ayuda de la Nato han ganado la partida, hubieran detenido a Gadaffi y de acuerdo con principios fundamentales de derechos humanos lo hubieran entregado a sus superiores, resistiendo sus impetuosas ansias de venganza.

 

Pura ingenuidad. O hipocresía. Ya se sabía que con la resolución de las Naciones Unidas que daba paso a la intervención armada en Libia, se estaba apostando por el final del dictador, sea cual fuera. Vivo o muerto. Los servicios secretos franceses o norteamericanos, la fuerza aérea de la Nato, estuvieron buscando permanentemente los últimos reductos, donde pudiera esconderse Gadaffi. La guerra no iba a terminar si él seguía en libertad.

 

Y la guerra virtual, psicológica no habría terminado si se le hubiera detenido y metido en la cárcel a la espera de un juicio con todas las garantías. En cambio con Gadaffi muerto, el conflicto ha terminado.

 

La Nato ya ha dicho, que se van de Libia. No hay más que hablar.

22 de octubre de 2011



Deja un comentario