Archivo de marzo de 2014



SUAREZ, ¿LES PERDONAS?

 

Hemos tenido que esperar a que  Suárez se muriera, para proclamar que era un tio estupendo. Habriamos podido hacerlo antes. Sí, pero no lo hicimos. Aunque sabíamos que igualmente no se habría enterado porque habia perdido la memoria y la conciencia de todo lo que sucedía en su entorno.

Pero Suárez no ha sido una excepción. En este país,-no creo que sea el único- solamente se cantan las alabanzas cuando uno desaparece del mundo de los vivos. Desde aquel momento se silencian las críticas, los denuestos, los insultos y se descubren las bondades, las virtudes del ser amado. Se adula al fallecido con los adjetivos más sonoros y las frases más encomiables. Como queriendo reparar algún perjuicio o algún daño causado en el pasado. O mala conciencia que a uno le atormenta. Es la penitencia que se auto impone.

Naturalmente el problema de todo ello es que el destinatario de tantos elogios, no puede dar las gracias, no puede mostrar sus agradecimiento y expresar su respeto o disconformidad a quienes  se muestran con tanto fervor dispuestos a ensalzarle.

Imagino que si Suárez despertara de este sueño, cuestión absolutamente improbable, les diría a muchos que hoy le reverencian que son unos hipócritas y unos falsos. Que nunca lo habrían hecho, -mejor dicho que nunca lo hicieron cuando él más lo necesitaba. Cuando a principios de los ochenta le llovieron críticas de todo el arco parlamentario, cuando le ningunearon por su pasado falangista, cuando tuvo que irse solo, sin nadie o casi nadie que compartiera su infortunio. Y al pueblo español, que tambien le dió la espalda cuando inició la experiencia del CDS de la Union de Centro Democrático. Esta fue la realidad.

Dicen que la historia, pone las cosas en su sitio. Bueno, no sé si es un consuelo. La muerte política de Suárez acaeció hace ya más de treinta años. Todos se habían olvidado de él. Ahora, cuando desaparece del mundo de los vivos, destacan su talla de estadista y su formidable contribución a la democracia de este país. Incienso, mucho incienso. Generosidad gratuita. “Si en vida lo atacamos sin piedad, vamos a ahora a congraciarnos en el recuerdo”. Al fin y al cabo, esto no cuesta nada.

No sé si Suárez desde el otro mundo, habrá perdonado a tantos que le traicionaron, que le ningunearon y que ahora han acudido solícitos a rendirle un tributo de pleitesía. ¿Suárez, les perdonas?.

Yo me lo pensaría dos veces.

Martes, 25 de marzo de 2014

ABSOLUTA NORMALIDAD

Después de la anexión de Crimea, las aguas han vuelto a su cauce.¿ Qué vamos a hacer?, se han preguntado los políticos comunitarios y el presidente Obama. “Pues prohibimos la entrada de unos cuantos dignatarios rusos y esto será suficiente”, han exclamado. Y así se ha hecho. Rusia ha decidido lo mismo. Y todos satisfechos.

La operación se asemeja al trueque, donde a lo mejor la Unión europea sale ganando. “Tú me das Crimea y yo te doy Ucrania”, que es muy grande. La ceremonia del tránsito se ha producido estos días y ya se ha firmado el pacto de adhesión de Ucrania a la Unión europea. Y esperar a las próximas elecciones en este país, para determinar si se consolida la situación. Rusia parece tener ya suficiente con Crimea y la salida al mar Negro de su flota naval. Putin ha dicho que no van a seguir con la escalada de presión, ambicionando más territorio de Ucrania. Aunque podrían hacerlo sin problema alguno. Ya lo expliqué hace unos días. La jugada le ha salido bien. Redonda.

Obama y Putin pronto van a sonreír. Como viejos amigos. Como si nada hubiera ocurrido. Es la política.

Y a otra cosa.

Sábado, 22 de marzo de 2014

MILLET

 

La ley no escrita de los partidos. Millet calla, Barcenas calla, todos callan. O niegan. Que es una forma de callar la verdad. Quien habla es un malvado, un traidor. La ley del silencio. Nadie la ha inventado. Por los siglos de los siglos.

A alguien tenía que tocarle. Algún día. Al cajero, al financiero, al que movía los recursos líquidos de los partidos. Porque los partidos necesitan mucho dinero. Y todos esperan que salga de algún lado. Es igual de donde salga. No se ve o no se quiere ver nada. Y tampoco oir.

Y cuando le toca a uno,- a Millet que esta semana acudía a una primera vista judicial-, debe imperar la paciencia y la cordura personales. A esperar que el partido le salve algún día. Que caiga un indulto y la gente se olvide definitivamente de lo que pasó. Mientras tanto, la alternativa es el silencio. Porque, en otro caso,¿ cuál es el destino que espera al político que se enfrenta a esta batalla judicial?. La respuesta es clara. Se le arroja al infierno. Definitivamente. Si Millet, si Barcenas, se confesaran abiertamente, si hablaran de todo y para todos, habrían perdido la posibilidad de que el partido se acordara de ellos. Se quedarían solos. Habrían soltado las amarras que les unían con sus compañeros de partido y se habrían suicidado.

Por esto callan. ¡Ah, si hablaran! Y lo hicieran de manera valiente y con formas convincentes. Pues que el pueblo confirmaría lo que ya asume o supone. Esto es, que todos los partidos, con alguna excepción, han hecho de la corrupción un instrumento de trabajo y de vida. Y que de arriba abajo, desde la cumbre de la dirección del partido, hasta las estructuras de base, todos sabían lo que sucedía. Todos eran responsables. ¿Millet, el primer y único responsable?. No. ¿Millet, un instrumento?. Sí. Como Bárcenas. Les ha tocado a ellos. Y han de aguantar. Para que las columnas del edificio constitucional, no se resientan.

Soy profundamente escéptico. Los Millet y Bárcenas de hoy, son los mismos que los de ayer, y serán los mismos mañana. ¿Una enfermedad consustancial a los sistemas democráticos?. No, consustancial a la naturaleza humana.

O sea que viene de lejos. De muy lejos.

Domingo, 16 de marzo de 2014

COMERSE UN PEÓN

Sí Putin consolida su posición en Crimea, no va a pasar nada. Si Rusia se queda la mitad de Ucrania, tampoco va a pasar nada. Ucrania está geográficamente en la órbita de influencia soviética y los occidentales y los Estados unidos ya lo tienen asumido. Ucrania es un país con una personalidad difusa, que no se ha acabado de definir a lo largo de la historia. Una encrucijada de civilizaciones que queda lejos de los centros de poder europeos. La Unión europea contempla Ucrania como un vecino lejano, sin ningún convencimiento de lo que convenga hacer. La prueba es evidente. Bruselas le ha regateado los euros a Ucrania. Si hubiera interesado la integración de este país, ya se habría avanzado mucho antes. Definitivamente. A los europeos occidentales no les interesa o les interesa poco la suerte de los ciudadanos ucranios, que debe ser como así se llaman.

Y además está el asunto del gas. Europa, fundamentalmente Alemania, depende del suministro de gas ruso. Un treinta o cuarenta por ciento. Mucho. Y no se puede renunciar a esta fuente de energía. Las economías son dependientes. Y Rusia es un socio importante. Para Alemania, para el Reino Unido, para España, con los rusos que vienen a invertir aquí o a pasar sus vacaciones.

¿ Entonces, que hacer? Pues, política de gestos. Frases, palabras, mensajes. Por lo menos que se conozca que las instituciones europeas protestan ante la agresión rusa. Y algunas sanciones. Esto es, como una penitencia. Un credo y dos avemarías. Y un propósito de no volverlo hacer. Y nada más. No sea que el altercado no tenga freno. Con los ucranios también han de transmitirse palabras de aliento y apoyo. Pero solamente palabras. En Ucrania, la Unión europea no puede encontrarse enfrentada a Rusia. El precio sería demasiado alto. Ucrania no tiene petróleo, escasas riquezas naturales y los europeos tienen pocas inversiones en el país. No vale la pena correr riesgos.

Todo esto Putin lo sabe. Y mueve ficha. Seguro de que va a ganar. Es el tablero de ajedrez. Ucrania es un peón. El rey o la reina se comen un peón.

Y no pasa nada. La partida sigue.

Sábado, 8 de marzo de 2014

NI UNO NI OTRO

 

No, Rajoy. Te has equivocado. En el debate sobre el estado de la Nación. Del mismo modo que no costó nada cambiar la Constitución cuando lo exigió la Union Europea en un verano, podías igualmente haber abierto la puerta del debate a cambios constitucionales que te habrían permitido disminuir las tensiones y abrir un horizonte de diálogo y de concordia con los catalanes. No lo has hecho. Y no se porqué. Porque nada te lo impedía. Además el partido de la oposición estaba de acuerdo con ello. Porque, después de una larga etapa de autonomías, de experiencias en la descentralización del Estado, podía abordarse, sin riesgos excesivos, el cambio constitucional en esta materia. ¿Miedo?.¿Temores?. En política hay que ser valiente. Y tener coraje. Y los tiempos que corren, exigen menos amanuenses y monaguillos de la política y más politicos de verdad. Rajoy no lo es. Rajoy es más registrador que político.

Y tú, president Mas, tampoco lo estás haciendo bien. Sabes que tu apuesta, mejor dicho, tu aventura,no tiene ninguna posibilidad. Tampoco has sido un político. Has sido un soñador. Quizá de pesadillas. Y en política el soñar puede llegar a ser peligroso. Huyendo de la realidad. Y total, ¿ para que.?¿Dónde están los beneficios, dónde están las contrapartidas del sueño independentista?. Bueno, si necesitas la estabilidad que te proporciona en el gobierno Esquerra Republicana, comprendo la estrategia. Solamente espero que cuando se termine la legislatura, vayas ordenando tus ideas y te centres en escuchar al electorado natural de Convergéncia, moderado y transversal. Olvidando proyectos que no pueden llevarse a la práctica. Y pienses en lo que es posible, en lo que es factible.

Por el momento,-desde hace tiempo-,las posiciones de uno y otro, -de Rajoy y Mas,- están en la más absoluta lejanía. Y los espectadores de esta comedia o de este melodrama, nos preguntamos si algún dia, volverán a la cordura, al sentido común. Rajoy, en este asunto de afianzar un futuro territorial de concordia en España, no nos sirve.
Artur Mas,- lamento decirlo-, tampoco.

Sábado, 1 de marzo de 2014