ABSOLUTA NORMALIDAD

Después de la anexión de Crimea, las aguas han vuelto a su cauce.¿ Qué vamos a hacer?, se han preguntado los políticos comunitarios y el presidente Obama. “Pues prohibimos la entrada de unos cuantos dignatarios rusos y esto será suficiente”, han exclamado. Y así se ha hecho. Rusia ha decidido lo mismo. Y todos satisfechos.

La operación se asemeja al trueque, donde a lo mejor la Unión europea sale ganando. “Tú me das Crimea y yo te doy Ucrania”, que es muy grande. La ceremonia del tránsito se ha producido estos días y ya se ha firmado el pacto de adhesión de Ucrania a la Unión europea. Y esperar a las próximas elecciones en este país, para determinar si se consolida la situación. Rusia parece tener ya suficiente con Crimea y la salida al mar Negro de su flota naval. Putin ha dicho que no van a seguir con la escalada de presión, ambicionando más territorio de Ucrania. Aunque podrían hacerlo sin problema alguno. Ya lo expliqué hace unos días. La jugada le ha salido bien. Redonda.

Obama y Putin pronto van a sonreír. Como viejos amigos. Como si nada hubiera ocurrido. Es la política.

Y a otra cosa.

22 de marzo de 2014



Deja un comentario