Archivo de septiembre de 2014



AL DIA SIGUIENTE

 

 

Tras la suspensión de la  consulta, la Generalitat también ha paralizado los trabajos destinados a prepararla. Parece que se han producido serias discrepancias entre los componentes del Govern a este respecto.  Juana Ortega ha señalado que no está dispuesta a que los funcionarios corran riesgo alguno. Expedientes y sanciones.  Después de los fastos, de las celebraciones que acompañaron a la firma del decreto de convocatoria de la consulta, en las  que se incidía en el momento histórico que Catalunya estaba viviendo, se ha producido la vuelta a la realidad. Una realidad que escuchando o leyendo a los principales protagonistas del acontecimiento,  señalan todos que la decisión de Madrid, no les ha sorprendido. O sea, que ya se lo esperaban. Queda lejos el discurso que se repetía una y otra vez. ¿Y si Mariano Rajoy y el Constitucional abortan la consulta, que?. Y se contestaba siempre con las mismas frases. No, ahora no vamos a considerar si va a suceder esto o aquello. Ahora lo que importa es preparar la convocatoria. Esto es, el presente. El futuro, ya veremos.

Bueno pues estamos ya instalados en el “futuro”, que es el presente. ¿Plan B?. No, no hay plan B se decía. ¿Pues que hay?. No se sabe. Sí, posiblemente en el Parlament se cree una Comisión que prepare unas alegaciones que han de presentarse ante el Tribunal Constitucional. No todo está perdido se alega. Sin demasiado convicción se manifiesta que el Constitucional puede canviar de parecer. Pero se olvida que el Constitucional en realidad,no ha dicho nada. Ni posiblemente lo dirá en las próximas semanas. Como que la Constitución establece que la simple presentación del Recurso de inconstitucionalidad suspende la aplicación de una ley, el Tribunal sólo ha tenido que contestar, que daba por presentados los recursos. Difícil por tanto que puedan ahora aportarse unas alegaciones, defendiendo que la ley de consultas y su convocatoria son constitucionales cuando los magistrados del Tribunal todavía no han emitido ninguna resolución sobre el contenido de la norma objeto de impugnación. Total, si se hace, se va a perder el tiempo. El objeto más inmediato será el de contentar mínimamente al personal y justificar el discurso de estas últimas semanas.

Cuesta creer que se haya utilizado una institución como la Generalitat,  con  el simbolismo que para todos nosotros representa, para organizar una empresa, en la que fácilmente podía augurarse el final.

Esta noche se han iniciado las manifestaciones. Pero ha llovido intensamente en la ciudad.

Tampoco la climatología nos quiere.

Martes, 30 de septiembre de 2014

ESTABA PREVISTO

 

Se ha seguido el guión. El mismo que el gobierno en boca de su presidente, se había puesto de manifiesto. No una vez. Muchas veces. “Si el señor Mas sigue con la consulta, nosotros impugnaremos la convocatoria ante el Tribunal Constitucional.”. Por tanto no ha habido sorpresas. Aunque los medios informativos hayan estado esta noche resaltando la decisión del Tribunal de aceptar los recursos. La noticia, no ha sido noticia. Ya se sabía.

Y ahora la pregunta es qué es lo que va a hacer Artur Mas. Va a seguir con el peregrinaje hacia la consulta, preparando la logística y las urnas, o se va a quedar en casa. Los consellers que forman parte de Unió Democrática, ya dijeron que la Generalitat no podía vulnerar la ley. Que esto era imposible en una institución seria, en una institución de gobierno. ¿Pero, qué ley?. ¿Cual es la ley que ha de atenderse?. Pues no hay alternativa. Aunque no se haya dicho, aunque se haya soslayado la contestación, la norma que tendrá que aplicarse es la que establece la Constitución. El Departamento de Interior de la Generalitat aplicará la Constitución. Y la policía autonómica igualmente.

Por tanto, se puede avanzar una primera conclusión, que tampoco supone una novedad: La consulta no se celebrará. Y la segunda: La Generalitat, como institución, ya no organizará el acontecimiento. Si se produce algún amago de consulta, nadie podrá apostar por la legitimidad de la misma.

Difícil comprender la estrategia del President de la Generalitat. Porque se ha de aceptar que ya asumía lo que iba a suceder con el Constitucional. La tesis podría ser que las negativas del gobierno y del alto tribunal, habrían de contribuir a su fortalecimiento y consolidación personales. Esto es, por haber cumplido un mandato de quienes defienden la independencia. Un mandato procedente no tanto, de quienes a los largo de veinticinco años fueron votantes de Convergencia, sino de aquellos que apostaron por Esquerra Republicana. Y en definitiva llegar a la conclusión que la actitud del partido popular, que la suspension de la consulta, finalmente generaría un rédito que podría permitirle seguir liderado su partido en unas próximas elecciones.

 Si esta es la reflexión que ha llevado a Mas a adoptar las últimas decisiones, el desenlace no puede ser más incierto. La frustración es de difícil gobierno. Los sentimientos, la pasión, menos. La racionalidad, el realismo, son dificilmente compatibles con estos estados de ánimo.

En Madrid se ha dicho y repetido que Mas es un irresponsable.

Me molesta que lo digan, aunque también me lo estoy preguntando. Porque conducir al pueblo a un destino que se desconoce, constituye sin duda una tremenda irresponsabilidad.

Y me duele.

 

 

Lunes, 29 de septiembre de 2014

ARTUR MAS

¿La suerte está echada?. No, aquí no va a funcionar la mayor o menor suerte. La suerte no va a valer.

El desenlace ya se conoce. Se conocía desde hace meses. La ley es clara. La Constitución lo dice de manera contundente. No cabe la separación o la independencia sin el concurso del parlamento español. Y los dos grandes partidos no quieren que Catalunya se independice. Y no lo quieren la inmensa mayoría de los españoles.

La aventura no va a salir bien. Y digo bien, digo “aventura”. Esto es, un proyecto en el que el riesgo desborda la razón y la lógica. El capitán ha embarcado al pueblo hacia un destino, sin disponer de las herramientas necesarias que le permitan llegar a buen puerto. Y aún así, aún sabiéndolo no ha dudado en seguir en el empeño. Pase lo que pase.

¿Que les va a decir Mas a todos los catalanes que hoy creen que él les va a conducir a la independencia, cuando el proceso se detenga y la consulta desaparezca?. ¿ Les va a decir que la convocatoria de la consulta era legal, pero que la legalidad española, dictada por el Constitucional, afirma lo contrario?. ¿ Y que por tanto tiene que acatar la ley, aunque sea “española”, como miembros de su gobierno, y el mismo ya han manifestado?. ¿Es esto lo que hará?.

No, Mas ya ha ido demasiado lejos. Si se suspende la ley de consultas, la convocatoria y Mas tiene que aceptar esta realidad y dar marcha atrás, los que quieren la independencia, no se lo van a perdonar. No lo van a entender. Será como una traición. 

Sí, a Mas no le va a caber otra alternativa que dimitir. No podrá aguantar el reproche de tanta gente. Y Catalunya habrá vuelto a perder. Sin tener ninguna necesidad de ello. Habremos hecho el ridículo. Y habremos sembrado la desconfianza y la discordia entre nosotros. ¿Porque?. ¿Para que?. ¿ no somos, no eramos el pais del seny y del realismo? No, parece que nos haya invadido la “rauxa” y que no nos quiera abandonar. 
Un verdadero desastre.

Domingo, 28 de septiembre de 2014