Archivo de octubre de 2014



“QUANTITATIVE EASING”

 

Hablemos de economía. Porque la política estos días parece pura ficción.

La Reserva Federal americana ha cerrado el grifo del dinero. Janet Yellen, que ha sucedido a Ben Bernanke a la cabeza de la institución ha decidido dar por terminada la política del llamado “quantitative easing”. En pocas palabras, ampliar la masa monetaria, comprando deuda pública y manteniendo por los suelos los tipos de interés.

Voy a explicarlo de otra manera. La Reserva Federal ha sido el primero y principal instrumento utilizado en los USA, para levantar la economía después de los episodios de Lehman Brothers y el descalabro bursátil de la segunda mitad de la pasada década. Gracias a que el banco central inundó de dólares al mercado, la economía norteamericana resurgió de sus cenizas, generando en estos últimos años unos niveles apreciables de crecimiento.  Y lo más curioso. Todo ello se ha llevado a cabo, con unas cotas muy bajas de inflación.

Y digo que es curioso porque lo sucedido ha constituído casi una excepción en el orden económico. Si aumenta la masa monetaria, la cantidad de dinero en circulación, parecería que la consecuencia inmediata debería ser una mayor inflación. Pero, no. Era tal la capacidad ociosa en el sistema productivo de los Estados Unidos, que ha podido generarse una mayor actividad económica, durante un período bastante largo, sin que se produjeran tensiones en los precios. En esto los americanos han sido muchos más valientes que los europeos. El Banco Central europeo, habría podido hacer algo semejante. Y posiblemente los precios se habrían contenido. Pero el histórico temor de los alemanes a la inflacion, abortó siempre los intentos que se realizaron. Ahora mismo, Draghi ha vuelto a afirmar que el Banco Central Europeo iniciará una política de compra de bonos. Pero veremos hasta dónde llega.

Y mientras los Estados Unidos ya están de vuelta del “Quantitative Easing” y la economía vuelve a cabalgar, nosotros en Europa lo estamos pensando. Y lo estamos pensando cuando por otra parte hay voces que hablan de recesión. De que los motores de la economía europea, con Alemania como timonel, empieza a renquear.

No hay duda. Los norteamericanos son más rápidos, más eficaces, más realistas. Aquí nos perdemos en debates, en discusiones estériles, tratando de buscar o encontrar equilibros imposibles.

Y el tiempo pasa.

Y no avanzamos.

 

Viernes, 31 de octubre de 2014

“ENGAÑAR AL ESTADO”

 

Fatal. Esta fue una frase fatal. La publicó el Periódico en la edición del domingo. En portada y a cuatro columnas. Y luego en el interior un comentario en el que se explicaba en qué contexto el President se había expresado con palabras tan contundentes.

Artur Mas no ha dicho que aquella afirmación fuera falsa. Que no fuera suya. En absoluto se ha pronunciado. ¿Pero no representa el President de la Generalitat al Estado?. ¿En su día no se produjo un juramento, acerca de la fidelidad a la Constitución?. ¿Está quebrantando en estos momentos aquel solemne compromiso?.

La respuesta es evidente. Artur Mas está actuando al margen de la Constitución. Al margen de la ley. Porque la Constitución es la primera ley sobre la que descansa todo el ordenamiento jurídico. De ahí a cometer un delito de prevaricación hay un paso. Una línea delgada. Utilizando el simil del President, una porcelana que se rompe. En mil pedazos.

Claro que Mas entiende que la política está por encima de la ley. Que la voluntad política tiene que ir por delante de las leyes. Por esto insiste en la voluntad del pueblo, como el credo determinante. Al margen del marco legal.

Pero el experimento es peligroso. Porque nadie nos garantiza que esta apuesta por marginar las leyes y los reglamentos, no sea un primer precedente que nos lleve a una sociedad más ingobernable.

Dicen que algún miembro del Consejo de Estado, enterado del reto que Mas está haciendo al Estado, materializado en la frase con la que hoy titulo este escrito, ha forzado al gobierno a mover ficha. Y el Consejo de Estado ha aprobado por unanimidad que el ejecutivo vuelva a dirigirse al Constitucional. Para vetar el sucedáneo.

Resulta casi increible. Pero ningún político de la situación, de aquí o de Madrid, está dando la talla. Todos se refugian en la trinchera del inmovilismo. Nadie da su brazo a torcer. Nadie se mueve. Nadie da un paso adelante, que pueda favorecer un acercamiento.

Y así, día a día. Dejando que el ambiente, que la situación se vaya degradando.

Realmente, una estupidez.


 

 

Jueves, 30 de octubre de 2014

EL PAN NUESTRO DE CADA DÍA

 

¿Y si “Podemos” ganara las elecciones?. ¿Habría corrupción? ¿Se habría terminado?. ¡ que vá ! La corrupción seguiría. Es consustancial al género humano. Y ha existido en todos los sistemas. Desde el principio de la historia. En regímenes feudales, totalitarios, comunistas, fascistas, democráticos. La diferencia entre unos y otros radica en que en los totalitarios, la epidemia no se sabe, no se conoce. No hay oposición. En cambio en los democráticos es más fácil,- o menos difícil- que ello salga a la luz pública.

“Libertad de prensa”. Ya sabemos que la libertad de prensa nunca es total, que muchas veces está amordazada por poderes fácticos, pero el periodista independiente y valiente aún no ha muerto. El watergate de Nixon, no habría sido posible en la Rusia soviética.

Mi conclusión es la siguiente:

No nos creamos que la corrupción va a extinguirse, porque unos que no están en el poder y que aún no se han instalado en las ubres del Estado, nos prometan que si ganan van a ser puros e inmaculados. Tendrán muchos de ellos la misma condición que los que les precedieron. Porque el poder seduce a quienes lo prueban. No es ningún secreto. El poder corrompe. Genera un grado tal de seguridad que a uno le parece que es omnipotente. Que todo lo puede. Y que todo le está permitido.

Por esto, aunque hoy parezca que el sistema de partidos está caduco y podrido, yo no renuncio a las elecciones, ni a la oposición, ni a la libertad de prensa, por mucho que me juren que otro sistema es mejor. Si no hay oposición la dictadura es la de los más fuertes. No. Sigo creyendo en la democracia parlamentaria. En la denostada y vetusta democracia parlamentaria.

El menos malo de los sistemas políticos conocidos.

Miércoles, 29 de octubre de 2014

TRIAS

 

 

Trias, el Alcalde, ha dicho que es inocente. Que no tiene cuentas ni en Suiza ni en Andorra. Que ayer se despertó, enterándose de que era millonario. Que le habían adjudicado 13 millones de euros. “Imposible”, absolutamente imposible, exclamó. Y afirmó que su abogado iba a presentar de inmediato una querella contra los autores de la información, el periodista Eduardo Inda y otros dos más, además de exigir la responsabilidad del periódico el Mundo. Por su parte este rotativo,- hoy- se ha reiterado en la información, dando detalles del número de cuenta del señor Xavier Trías en el banco UBS de Suiza. El Alcalde de Barcelona a través de su Secretaría,  también se ha reafirmado en lo que expresó ayer y ha señalado que se ha presentado ya la querella en el Juzgado de Guardia.

Pero, bien mirado, Trías hubiera podido escoger otro camino. Un atajo. Irse a ver al ministro del Interior, que debe conocer bien y que es Jorge Fernández. Y emplazarle a que los funcionarios de la UDEF que le estaban investigando, manifestaran públicamente que todo era falso y que todo era una mentira. O bien presentar también la denuncia ante la policía o la guardia civil, exhortándoles a que se llevara a cabo una investigación concienzuda y urgente a fin de descubrir a los que había creado tal trama de falsedades.

Está claro que todas estas actuaciones las hubiera podido llevar a cabo el Sr. Trias, ante tamaña acusación que lesionaba su reputación.  Si todo era falso era evidente la responsabilidad del ministro del Interior, en cuyo departamento se había generado una investigación semejante que según el alcalde no tenía ni pies ni cabeza.

Pero Trías ha escogido la vía judicial. Y no es que no hubiera debido hacerlo. Lo que sucede es que el mundo de los juzgados está hecho de paciencia y de un tiempo que a veces no termina nunca. ¿Porque lo ha hecho?. Ya sabía que esto no se iba a resolver de inmediato. Y si el Mundo había publicado el número de la cuenta del banco e insistía en el traspaso de los millones a Andorra, ¿porque no afrontar directamente y sin tapujos la discusión por muy enconada que pudiera ser, con los periodistas, dando u ofreciendo toda clase de datos, a fin de que todo quedara en la nada ?.

O bien Trias sigue en su particular guerra contra El Mundo, día a día y sus abogados no dan tregua al diario para que se retracte, o aquí hay algo que Trias no acaba de explicar. Él lo niega todo. Rotundamente. Y el Mundo da datos específicos de una cuenta que va a nombre suyo. ¿Extraño, no?

Para Trias, -y aunque no lo parezca para la propia ciudad de Barcelona y los barceloneses,- es importante que este asunto se aclare.

Y pronto.

Martes, 28 de octubre de 2014

MARIANO, ESCUCHA

 

 

Oye, Mariano. Hace días tenías que haber venido a Barcelona. No esperar a recibir a Mas en la Moncloa, no. El presidente del Gobierno tiene que buscar la concordia y evitar los conflictos. Donde hay fuego hay que apagarlo. Es su deber. Venir a Barcelona, llamar a la puerta de la Generalitat y hablar a tumba abierta con Artur Mas. Y decirle lo siguiente: “He venido a verte porque estoy como tú, preocupado por lo que está sucediendo. Y tenemos los dos que buscar una solución, una alternativa, porque como políticos que somos, no podemos fracasar. Artur, yo no puedo, no podemos vulnerar la Constitución; yo no puedo permitirlo como presidente del Estado. No me es posible. Pero me has de ayudar a superar estos momentos tan críticos. Insisto. He venido a verte para que juntos busquemos una salida. Artur, dame tiempo. Te prometo que llevaré al Parlamento un gran debate para abordar la modificación de la Constitución. Para profundizar en el Estado de las autonomías. Pero la independencia, no la puedo asumir. Esto es imposible. Hemos de ser realistas. España también es vuestra y no podeis abandonarla.  Porque los españoles, la inmensa mayoría de españoles, quieren que os quedeis. Y yo también. No podemos torcer el rumbo de una historia que hemos tejido juntos en quinientos años. No podemos echar esta herencia por la borda. Porque no todo ha sido negativo y reprochable. Pensemos en lo que nos une. Mas, te ruego, te pido que me ayudes.”

No, no lo creais, esto no sería nunca un signo de debilidad de Rajoy. Al contrario. Una señal de sabiduría, de responsabilidad y de buen gobierno.

No sé qué contestaría Mas si esto se produjera. Pero el gesto de Rajoy llegando al Palau dela Generalitat, sería tremendamente positivo. Porque la política es también “gestos”.

Hasta ahora Rajoy no se ha movido. Ningún gesto. Como una esfinge.

Mal, mal. Muy mal.

Lunes, 27 de octubre de 2014