DOS HERMANOS

Sí, Mas y Rajoy son dos hermanos. Dos hermanos sacudidos por las mismas turbulencias que han agitado la vida política de nuestro país en estos últimos quince años.
Y ninguno de los dos puede, podrá sacudirse el lastre enorme de la herencia recibida de sus antecesores. Ni tampoco,  aunque lo nieguen una y otra vez, hacer creer que nada oyeron, que nada vieron. Pueden no haber sido protagonistas de los desmanes acaecidos, pero testimonios, testigos sí lo fueron. Porque estaban ahí. En la cima, en la cúpula, en el círculo mas íntimo del poder de su partido.
Que hacer?. Pues lo que ahora se dice, en tono piadoso. «Hacerse a un lado» . Dejar que otros asuman el liderazgo. Entender que no tiene ya sentido luchar contra los demonios del pasado. 
Mas es el pasado. El vástago de Pujol. Y esto tiene más fuerza destructora, que el entusiasmo por la apuesta independentista. Estos días los anticapitalistas se han encargado de recordarlo.

Y Rajoy?. Pues, igual. » mirar hacia otro lado». Esto es lo que hizo en la época de Barcenas o de otros dirigentes hundidos en la corrupción. Se calló, no dijo nada. Esto no iba con él. Pero se equivocaba. Porque nadie en su sano juicio iba a creerse que nunca, nunca vió, ni se enteró de nada. Rajoy, aún con los méritos de esta legislatura, también tiene que «hacerse a un lado».

Sería exagerado afirmar que Mas y Rajoy son responsables del galimatías político en el que nos encontramos estos días. Pero posiblemente sí son un obstáculo, importante, que está dificultando el encontrar una solución.

Lo dicho. O lo escrito. Mas y Rajoy, dos hermanos. Claro, enfrentados. Que no se hablan. 
Pero que se parecen. Porque las familias politicas a las que pertenecen, han tenido ya de antiguo las mismas servidumbres, los mismos vicios.

7 de enero de 2016



Deja un comentario