Archivo de agosto de 2016



…Y SIGUE

 

Es el culebrón del verano. Bueno, del invierno, de la primavera, de este verano y será sin duda del otoño. Rajoy ha soltado el discurso de rigor, el Parlamento ha escuchado, sus acólitos le han aplaudido y ahora espera a que mañana, Pedro Sánchez y los demás respondan. Dicen que Rajoy se ha mostrado prudente, contenido y que en ningún momento ha mencionado al PSOE. Habrán llegado los estrategas de su partido a la conclusión que por el momento la circunspección y la cautela, constituían el mejor instrumento ante los ataques que seguro se van a producir mañana.

Porque los resultados ya se dan por sabidos. Esto es, como en la Bolsa, se da ya por descontado lo que va a salir de este primer “round” parlamentario. No va a haber investidura. Ni con mayoría absoluta, ni con mayoría simple. Los socialistas han dicho que no y que no se van a mover de esta actitud. Van a aguantar hasta el limite. Y claro, si también han asegurado que no quieren unas terceras elecciones, al final no tendrán otro  remedio que algunos de sus diputados se abstengan para que Rajoy pueda salir elegido.

Algún barón del partido,- creo que fue el ex ministro Corcuera-, habló de manera muy lúcida sobre el particular. Dijo que el PSOE tenía que facilitar la investidura de Rajoy, negociando las contrapartidas. Esto es que el PP aceptara una serie de propuestas del programa socialista. Y luego, que el PSOE hiciera de oposición, como le correspondía como segundo partido del arco parlamentario. Con ello habría prestado un servicio a los ciudadanos, el país se habría ahorrado meses de absoluta inanición, y para muchos votantes seguro que el gesto podría generar un apoyo en futuras elecciones.

Por desgracia, como hemos visto, la posición de Corcuera no goza del favor de los que hoy mandan en el partido. Consideran que la negativa a ultranza les favorece. Y deben estar convencidos que con esta negativa cosecharán más votos.

Yo  no lo creo. Pienso que en la sociedad hay bastante de racionalidad, de realismo. En definitiva que la gente,- hablo de una mayoría social-, lo que quiere es vivir con los menores sobresaltos posibles. Y que los políticos hagan su trabajo. Procurar el bienestar de los ciudadanos, al margen de personalismos y de ideologías ya conocidas y superadas. Y creo que los electores van a penalizar severamente a los políticos que sin rumbo ni norte nos hacen perder el tiempo y el dinero.    

Pero de momento, estamos igual, nada ha cambiado.

Martes, 30 de agosto de 2016

LA SEÑORA MUNTÉ

 

La señora Munté, portavoz del Govern, ha dicho hace pocos días que “las urnas no se imputan, ahora ni nunca” y ha alzado la voz con cierto toque de altanería, manifestando que el Govern seguirá con su hoja de ruta,- esto es la independencia,- digan lo que digan,- caiga quien caiga-, que es lo mismo.

Neus ha fundamentado su pronunciamiento en que ellos siguen el mandato del Parlament y que por ello les es igual lo que digan las leyes emanadas de la Constitución y lo que ordene el mismo Tribunal Constitucional.

Como portavoz del Govern, Neus Munté  corresponsabiliza con sus declaraciones a todo el ejecutivo, incluyendo al president Puigdemont que en absoluto ha limitado  o restringido aquellas afirmaciones.

O  sea la “legalidad” catalana, frente a la legalidad española. ¿A partir de aquí cuál es la consideración que cabe hacer acerca de todo lo que se está viviendo?

Pues la conclusión clara y simple es la de que el “proceso” no va a llegar a ninguna parte. Que Neus Munté sabe que lo que está haciendo es una ilegalidad; que frente a los dictados del Parlament sigue vigente una Constitución. Y que la unilateralidad, tal como ya algunos partidos están predicando, se va a convertir en un callejón sin salida.

Y si esto, la Sra. Munté lo sabe, ¿porque insiste en la inutilidad de una estrategia semejante? ¿Falta de realismo?. Evidente, absoluto y total. ¿Irresponsabilidad? Enorme. Porque, muy bien enlazar la independencia con un romanticismo, con una especie de bien superior. Pero la política está reñida con el romanticismo. O tendría que estarlo. 

Mientras tanto en Madrid, los partidos hacen poco caso de lo que aquí está sucediendo. Y el tema Catalunya no está en los primeros apartados de su agenda. ¿Porqué?.  La población española era en 2014 de casi 47 millones de personas. En Catalunya algo más de siete millones.

Imagino que ésta debe ser la respuesta.

Jueves, 25 de agosto de 2016

LOS INGLESES

 

Los ingleses, que son más listos que nosotros, van a ganar todo el tiempo del mundo para obtener el acuerdo más favorable. Se van de la Unión, pero quieren quedarse con lo que les interesa, abandonando lo que les incomoda.

Así va a ser. Aunque Juncker proclamara que la operación debía ser rápida, ya se ha echado agua al vino y la nueva mandamás de los conservadores,Theresa May ya ha dicho que no tiene prisa.

Por tanto, no nos quepa ninguna duda. Van a reservarse la libertad en el ámbito económico. Que Londres como centro financiero,- la City- no lo toquen, que el flujo de comercio exterior,- importaciones y exportaciones- se mantenga sin aranceles y que en cambio las islas queden liberadas de la presión de los movimiento migratorios, es decir, de Schengen.

Esto es lo que va a suceder. Y los europeos del continente vamos a callar y vamos a aceptar las exigencias británicas, con las mínimas objeciones. Diremos que nos sigue interesando el Reino Unido, que Inglaterra es Europa y que más vale tenerlos cerca que perdidos en el Atlántico.

Y así los ingleses tendrán a la Commonwealth, a la Unión Europea y a los USA como amigos de la infancia.

Total, lo que querían.

 

 

Jueves, 25 de agosto de 2016

LO QUE HAY

 

Si me preguntáis que cómo veo la situación política, me va a costar daros una respuesta que pueda tranquilizaros. Pero puedo estar seguro de una afirmación que os voy a hacer. A lo largo de este año, los políticos,-la mayor parte de los políticos que nos representan o dicen representarnos,- han actuado de espaldas al pueblo. Han hecho suya aquella máxima de, “todo con el pueblo, pero sin el pueblo.”

He hablado de una mayoría y no de todos. Porque hay excepciones. Por lo menos Ciudadanos se ha estado moviendo, tanto en la primera como en la segunda convocatoria electoral. Por lo menos han intentado buscar una fórmula de conciliación que permitiera abrir las puertas a un gobierno. Y ahora lo han intentado nuevamente. Y a lo mejor tienen fortuna en el empeño.

Digo que  los políticos han actuado a espaldas del pueblo. Y los partidos proclaman que se deben a sus votantes. Pero no advierten que  han estado perdiendo fuerza en las últimas contiendas y que los ciudadanos que les han prestado el favor del voto, cada vez han sido más escasos. No, no se hacen la siguiente reflexión: “si intento solucionar la gobernabilidad del país y lo hago pronto, los ciudadanos lo van a reconocer y en las próximas elecciones tendré unos resultados más favorables.”   En cambio, siguen pensando en aquellos que les han votado últimamente y no en los que desertaron de elegirles, en pasadas contiendas electorales.

Se equivocan. Por parte del PSOE, Sánchez se equivoca. Podía haber llegado a un acuerdo con el Partido Popular, buscar una muy complicada regeneración democrática, y gobernar en plan coalición como se está haciendo en Alemania. ¿Habría todo ello mermado gravemente las capacidades socialistas de actuar como oposición? Pues no está tan claro. El poder, aunque sea compartido, genera muchas adhesiones. Y en cambio la permanencia a ultranza en la oposición, desgasta y cansa al personal. Si el PP y el PSOE se hubieran coaligado, tendríamos un gobierno fuerte, con capacidad para asumir los retos que tendremos que acometer próximamente tanto en la propia España como en Bruselas. Y en absoluto ello habría significado la desaparición del partido socialista o su  rendición ante Podemos. Y si Sanchez no ha sido capaz de considerar estas alternativas, flaco favor le ha hecho a su partido. Con todas seguridad no ha estado a la altura del momento histórico en el que le ha tocado vivir.

No, la historia no es en absoluto “determinismo”. Las cosas no suceden, así, porque han de suceder. Y en España, nuestro futuro está dependiendo, va a depender de lo que unos cuantos políticos, que llevan hoy las riendas de sus partidos, hagan, acuerden o malogren. Y el balance de sus actuaciones, hasta hace pocos días, ha sido ciertamente lamentable.

 

 

 

Domingo, 21 de agosto de 2016