«EL FIN DEL ESTADO»

Mientras el rey llamaba a la «colaboración leal y generosa entre administraciones» en el acto inaugural del congreso mundial de móviles, Francesc Homs decía que «una condena por el 9N provocará «el fin del Estado español».

 Pero lo que no ha dicho Homs es que si no le condenan igualmente lo que quiere es el fin del Estado español. Porque claro, si no le condenan proclamará a los cuatro vientos que todo lo que el Parlament está aprobando para forzar el camino a la independencia tiene absoluto respaldo legal. Y por tanto el Referéndum ya tiene el aval del Supremo.

 Bueno, la frase de Homs se inscribe en el ámbito de la prepotencia hasta llegar a un punto de «mesianismo». Se quiere emular a los profetas. Moisés revestido de la más absoluta de las solemnidades. «Cuidado, si vais más allá, el diluvio». Sí, porque las palabras de Homs suenan a vindicación, a amenaza. Debemos tomarlo en serio?. No, claro. Tenerlo en cuenta, sí.

 En cambio el rey se ha mostrado conciliador y prudente. No puede decirse otra cosa. En su papel. Expresando que el Congreso de móviles es un ejemplo de trabajo conjunto entre Administraciones. En el fondo y en la forma un mensaje de concordia. Algo así como «juntos salimos ganando». Y además se expresó en catalán. Sin duda un detalle. El rey esta haciendo bien su función. Sí, lo pueden aplaudir incluso los no monárquicos como yo, pero que prefieren al rey antes que la incertidumbre consustancial a las presidencias republicanas.

 Ahora que se habla tanto de la «posverdad» esto es de la «mentira» resulta evidente que Homs se ha instalado en ella. Y se encuentra cómodo. Sabe que para muchos,los sentimientos y hasta la pasión están por encima de la verdad. Y como que hace ya tiempo que está alimentando los sentimientos y las pasiones, tiene que perseverar en ello. Hasta cuando?.

 Seguro que lo seguirá intentando. Usando y abusando del Estado de derecho. Sabiendo que si fuerza al Estado ello le va a procurar una imagen de heroicidad entre los suyos.

 Aunque esta travesía hacia una tierra prometida, no conduzca en realidad, – y él también lo sabe- a ninguna parte.

 

 

27 de febrero de 2017



Deja un comentario