VIGILIAS CATALANAS

 

Sigue esta especie de suspense. Todos dicen que no saben que pasará. En la calle, en la radio, en la televisión. El gobierno independentista ya ha dicho que ahora es el pueblo el que tiene que hablar. Y todo lo confían en la presencia de ciudadanos el día uno con voluntad de ir a votar. Y por poco que se produzca la movilización, al margen o no del voto, se apuntarán al triunfo. Sin concesiones. Y al día siguiente, lunes, martes o miércoles, Puigdemont se la jugará y declarará la independencia. Por unas horas. Pero es igual. Lo importante es que la historia lo registre. Y que el electorado entienda que ellos han cumplido con sus objetivos.

Luego el Estado inhabilitará a Puigdemont, a Junqueras y a Forcadell. Y estrechará el marco de la autonomía. Tampoco va a negociar nada. Por lo menos en una primera etapa. Luego cuando los ánimos se hayan enfriado un tanto y se tenga una cierta perspectiva de la  nueva situación, los dos grandes partidos con Ciudadanos y el resto de fuerzas políticas, van a ponerse a trabajar para buscar alternativas.

Claro que las alternativas que vayan a barajarse, pasarán por el  respeto al marco constitucional. Y como que las mayorías para su modificación, la poseen los dos grandes partidos, en absoluto se va a permitir una segunda o una tercera versión del referendum unilateral. Los acuerdos o a la transacción solamente podrá tener una viabilidad si los Puigdemont y demás profetas del independentismo han desaparecido. Lo cual parece improbable, pero en absoluto imposible. Porque en política puede suceder cualquier cosa.

Hoy ya se puede ver en la ciudad la policía venida de toda España. Mucha tranquilidad. Como que las web de Omnium y Asamblea, han enmudecido, imagino que las llamadas a las concentraciones inmediatas, se han hecho más problemáticas. Tener la llave de las redes sociales es un asunto fundamental. Si no llegan los mails, los whats up, los mensajes a sus destinatarios, éstos se quedan en la mayor de las horfandades.

Mañana ya es jueves. Ya queda menos. Todo como un mal sueño.

Espero despertar el lunes sin resaca y con ganas de emprender y  trabajar.

Y con el ferviente deseo que después de tanta independencia, nos dejen una temporada en paz.

 

 

27 de septiembre de 2017



Deja un comentario