Archivo de octubre de 2017



REPRESIÓN, REPRESIÓN

 

Es la palabra al uso. Se empezó con el derecho a decidir. Luego con el referéndum. A continuación “democracia”, siguiendo con “queremos votar”. Y ahora los oráculos de la independencia han llegado a la conclusión que lo que vende es la “represión.” Esto es lo que llega de manera más inmediata al común de los mortales, escandalizados por las prácticas del Estado,-como no-, “represor”. Hasta se ha empezado a resucitar a Franco que seguro nunca llegó a pensar en vida que su sombra fuera tan alargada. Y naturalmente quienes no habían nacido en la transición, ni vivieron la intensidad de aquellos tiempos, se han apresurado a pontificar, declarando que ya es hora de enterrar definitivamente el experimento, porque lo que se hizo fue un “amago” , un “arreglo” de conveniencia forzado por las circunstancias. Por tanto “nos olvidamos de lo que ya es historia y empezamos de nuevo”.

 Se ha de reconocer que con el manejo hábil de las redes sociales, a la independencia esto no le ha ido mal. ¿Por cuanto tiempo?. Pues el objetivo seguro que es seguir insistiendo en la “represión”. Todos los procedimientos judiciales abiertos y que se abran, son “represión”. El mismo lunes, -mañana,- las comparecencias de los presidentes de la Asamblea y de Omnium, son, -serán- un ejemplo de actuación del “Estado represor” u opresor que es lo mismo o casi. Porque no olvidemos, el derecho, la ley, la justicia, la ha creado “ex novo” la independencia. Lo demás es secundario, no vale. Naturalmente con estos mimbres,lo que se les pueda ocurrir.

Y el último recurso, la calle. Ya lo manifestaron los líderes del movimiento. Claro, porque esto,- se me olvidaba- es también un “movimiento”. Una especie de “movimiento nacional” en pleno siglo XXI. Con sus peculiaridades. Se confía en que la calle, “la calle es nuestra”, apadrine, consolide, el dominio independentista.

Si el Estado aplica el artículo 155, con toda seguridad tendremos manifestaci0nes y algaradas. Subrayo. “Naturalmente pacíficas”. ¿Hasta cuando?. Pues no sabría dar un pronóstico. El Estado ha hablado de “proporcionalidad” en la aplicación de las medidas. Pero muy bien, muy bien no ha salido. Como he dicho aquí en otras ocasiones, se tenía que haber reaccionado mucho antes. Y ahorrarnos denuncias, procedimientos y trabajo de los fiscales. Con querellados que acuden al Juzgado y manifestaciones de apoyo para engordar el conflicto. Felipe González ya lo comentó en su momento. La Constitución está para usarla.

Me es difícil  en estos momentos ver el horizonte. No lo veo. Una densa niebla lo invade casi todo.

Esperemos que despeje. ¿Pronto?. La esperanza no se pierde.

 

Domingo, 15 de octubre de 2017

Vísperas catalanas “ANTES O DESPUÉS”

 

Antes, siempre o casi siempre, antes. Anticiparse a los acontecimientos. Nunca ir a remolque. Llevar la iniciativa. Acción, reacción. No aguardar a la reacción. Que puede ser tardía y dar ventaja al adversario.

Sí, yo habría aplicado el 155 de la Constitución hace semanas. Suspender la Autonomía. Para bien de Catalunya. Para bien de España. Para minimizar el impacto en las personas. Para ahorrarme el impacto mediático de líderes que sueñan con una especie de heroísmo artificial y trasnochado.
Y el partido Popular lo tenía fácil. Para esto está la Constitución. Para aplicarla. Y en el Senado con una amplia mayoría.

Pero Rajoy por lo que parece, ha dicho que aún no es el momento. Que no se dan todavía los requisitos que permitan el echar mano de aquel articulo. Pero si esto es así, a qué se espera? ¿No ha sido suficiente un referéndum ilegal, la continuada y persistente violación de la normativa  constitucional? No hace falta ser sesudo jurista para llegar a la conclusión que el independentismo quiere hacer tabla rasa del orden establecido.

Si Rajoy espera a la declaración de independencia para reaccionar, mal, muy mal. Aunque el Estado siga disponiendo de todos o casi todos los resortes. Pero ir a remolque demuestra también en momentos tan críticos, una falta de decisión, de voluntad, una cierta indolencia . Y esto lo aprovechan otros para para ganar posiciones aunque la apuesta sea en gran parte, mediática  Ya lo han ensayado una vez. Y les ha salido bien.

En política está claro que los riesgos en asuntos tan trascendentes han de calcularse bien, antes de adoptar las medidas que convengan. Pero el “timing” los tiempos para llevarlas a la práctica son fundamentales si no se quiere dejar que el adversario adquiera ventaja.

Ha pasado una semana desde la confrontación electoral. Rajoy no se ha movido. Todo sigue igual.  ¿O Peor?

Si el 155 se hubiera aplicado, dando una sensación de fortaleza en las instituciones,¿ nos habríamos ahorrado los catalanes el espectáculo de los cambios de sede en CaixaBank, Sabadell o Gas Natural?

Posiblemente. Qué lastima.

Sábado, 7 de octubre de 2017