Archivo de febrero de 2018



“SE LO SOLUCIONAMOS TODO”

 

 

El periódico publica una noticia, señalando que el ICAC ha sancionado a PwC con 10,5 millones de euros, “al entender que la auditora faltó a su deber de independencia al realizar trabajos para Aena.”  

Para los que no están en estas cuestiones, he de decir que el ICAC es la institución que vela, -o tratar de velar-, por la integridad de la profesión de auditor. Y si alguien “se pasa” lo sancionan según lo que establece el reglamento. Y en cuanto a PwC, es la famosa Price Waterhouse, que están en todas o casi todas las transacciones u operaciones corporativas de las grandes empresas españolas. Un Corte Inglés de la asesoría. Te lo solucionan todo.

¿Qué sucede, que el ICAC tome muy de vez en cuando cartas en el asunto?. Pues nada extraordinario, si escuchamos a los implicados en los expedientes que puedan abrirse. Simplemente que la auditora PwC, además de los trabajos de auditoría, Aena, la gestora de loa aeropuertos, le encargaba otros trabajos complementarios. De asesoría, por ejemplo. PwC entiende que sus departamentos están blindados y que unos y otros no se hablan. Auténticas murallas chinas. Y que por tanto resulta compatible la auditoría y la asesoría. Además y esto no lo dicen, la auditoría es menos rentable que la asesoría. O en otras palabras, les interesa la auditoría, porque con ella se da paso a otras actividades de asesoramiento más rentables.

Los del ICAC lo ven de otro modo. Y tienen razón. El auditor es una especie de “urbano”, un señor neutral que analiza el balance y la cuenta de resultados, ofreciendo a los accionistas y otros terceros, una opinión. Es alguien de “fuera” al que le dan unos números para que los enjuicie. De ahí el valor de la auditoría. En cambio el asesor, se convierte en consejero de la compañía, recomendando unas u otras actuaciones, acompañando a los ejecutivos a la hora de la toma de decisiones.

Por tanto la diferencia es clara. Y no es tan difícil de explicar. Y en cambio para PwC, como para las otras grandes auditoras, el asunto es más complejo. Y entran en la casuística de las expresiones, para terminar justificando el que puedan hacer una y otra cosa.

Porque con toda seguridad si su actividad se limitara a la auditoría, difícilmente podrían seguir manteniendo sus grandes estructuras. 

Por esta razón seguirán influenciando  con sus poderosos lobbys, para mantener la situación actual.

Y si el peaje son diez millones, pues al final,- después de muchos años de recursos-, se pagan.

Es una especie de peaje. Lo que ahora llaman “peaje en la sombra”.

 

 

Miércoles, 28 de febrero de 2018

MALDITO TABACO

 

Me entero, casi de casualidad de la muerte de Rosa Ferrer. Amiga. A los cincuenta y siete años. Muy joven aún para abandonar esta tierra. La conocí hace un-os años, cuando había dimitido de su cargo de ministra del gobierno del Principado de Andorra. También había sido Alcaldesa de Andorra la Vella y fundadora del partido social demócrata del aquel vecino Estado.

Rosa había sido una adicta al tabaco. Combatiendo las tensiones y los problemas de la gestión política. Últimamente me dicen que lo había dejado. Pero ya era tarde. El veneno estaba ya en el organismo y no estaba dispuesto a dejarse vencer. ¿Cuantas vidas a edad temprana se ha cobrado el tabaco?. Muchas,muchísimas, sin ninguna duda. El tabaco es una droga que no abandona tan fácilmente al que se acostumbra a fumar.

Ya se que las cajetillas vienen todas con frases tremendas. Fumar, mata y cosas semejantes. Pero me pregunto si el tabaco como droga,- que lo es-, no es más fuerte, más poderosa que la voluntad incierta, quebradiza del que lo consume, que no acierta a encontrar el día, la hora para plantarle cara  y cerrar así un capítulo de su existencia. 

Impotencia. Pero me resisto a aceptar que frente a este drama que representa el consumo de tabaco, no pueda hacerse nada.  Y dejar que el tabaco siga segando vidas, aún a edad temprana. O que no pueda hacerse más que las propias advertencias de las compañías distribuidoras. O las prohibiciones en locales públicos. Sin duda esta concienciación ciudadana ha contribuido a mejorar el ambiente y la salud. Pero hace falta más.

Porque este año se ha muerto, sin merecerlo, Rosa Ferrer. Y seguro que este mismo año también muchas otras,- llamémosles Rosas,- van a sufrir el mismo destino, por idéntica causa.

El humo, el tabaco, ha vencido esta vez a la vida. Tendremos que seguir trabajando intensamente para que no siga destruyendo muchas otras. Pero está claro que por el momento, -y este momento va a ser largo-,esta droga tiene aún las de ganar. 

 

Martes, 27 de febrero de 2018

AMAZON

 

Los empleados de Amazon, en el almacén gigante que esta multinacional abrió en Barcelona hace unos meses, andan un tanto revueltos. A muchos los han despedido y otros lamentan que las promesas que se realizaron por parte de la dirección no se cumplan. El trabajo es mucho y el control muy grande. Para animar al personal se instalaron unos futbolines y algún ping/pong, pero se vé que este anzuelo no ha generado demasiado entusiasmo. Muchos creían que Amazon iba a ser la panacea, el empleo de por vida y ahora han despertado a una más bien amarga realidad. Terminaron las Navidades y muchos empleados se han de ir a casa.

También Amazon debe estar conociendo que una cosa es trabajar en el viejo Continente con una gran cantidad de reglamentaciones y normas laborales y otra muy distinta hacerlo en los Estados Unidos. Lo que funciona en Norteamérica, no es en ocasiones exportable a Europa. Sucede además que las empresas de la nueva economía, el mundo digital, se consideran en ocasiones como algo más ligero, flexible y acomodable a las necesidades humanas, en contraste con los sectores industriales tradicionales. Pero la verdad es que esto no es así. Sino que se lo pregunten a los chinos que fabrican los distintos modelos de Apple. Porque el diseño, el proyecto puede hacerse en Cupertino, California, pero la manufactura de los teléfonos o los IPads se efectúa en alguna ciudad de la ya no tan remota China. Y allí en las cadenas de montaje, seguro que los objetivos de producción son esenciales, del mismo modo que los controles de calidad y las expediciones a su tiempo. Nada distinto a lo que sucede en las cadenas de producción de automóviles.

El mundo de las nuevas tecnologías no es pues muy distinto al que conocemos. Por fuera puede parecer que todo es amable y hasta divertido. Por dentro los objetivos de innovación, producción y resultados son iguales a los de otras empresas que luchan por su primacía o liderazgo en el sector.

Amazon no es la excepción en esta conquista europea. Otras empresas americanas ya sea de alquiler de vehículos, inmuebles o distribución se estén enfrentando a posiciones de poder y de gremio en los países europeos. El ejemplo de los taxis en España, es emblemático.

Las resistencias serán grandes. Pero la puerta se está abriendo. 

 

 

Lunes, 26 de febrero de 2018

LOS LÍMITES DE LA LIBERTAD

 

Se habla estos días de la libertad de expresión. De la pérdida de la libertad de expresión en nuestra democracia por condenas que se consideran desproporcionadas. De artistas, “raperos”o  gente semejante. Por ofensas a las instituciones del Estado. ¿Y qué dicen? ¿Qué cantan?. Me ahorro de transcribirlo en este blog. Pero se ha de reconocer que algunas de las letras de las digamos melodías objeto de condena y que he oído son bastante repugnantes. Para cualquier mente juiciosa.

¿Que es la libertad de expresión? ¿Tenemos que hablar otra vez de ello?. Pues, ya se sabe.La libertad de expresar ideas, de decir lo que a uno le convenga según su credo,  sin restricciones ni cortapisas. ¿La libertad de expresión es también la libertad de insultar, de ofender, de injuriar, de denigrar al prójimo ? ¿La libertad de expresión es también la libertad de poner en riesgo, la convivencia y la paz? No, esto no es libertad. Esto es atentar contra la libertad de los demás. He intentar hacerlo en la impunidad, en la confianza que el Estado y la sociedad democrática lo aceptará, lo asumirá aunque ello pugne a la larga con su propia existencia.

Se dice que las letras insultantes, agrias y vejatorias no hacen daño a nadie. Que solo son eso, palabras, lanzadas contra alguien al que se considera despreciable y perverso. Pero se olvida que en ocasiones las palabras son el preludio de hechos, de acontecimientos más graves. El caldo de cultivo del desorden y la violencia. 

Curioso que muchos portavoces de medios informativos se vuelquen con absoluta frivolidad y superficialidad a favor de los cantores de la injuria y la ofensa. Debe ser más fácil que salir en defensa de la integridad y la salud de una sociedad. Con toda seguridad si algún día se produjera un suceso que tuviera su origen en aquellos mensajes, serían los primeros en censurar el porqué los poderes públicos no habían frenado lo que con toda seguridad era la semilla que iba a conducir a resultados perniciosos para todos.

Sí, es una cuestión de valentía. Defender la democracia, defender el sistema que nos permite una convivencia civilizada frente a quienes,- se quiera o no- socavan sus cimientos, parece que cuesta bastante más de lo que sería necesario. Una especie de vergüenza que invade las voluntades de los que escriben y crean opinión. En el fondo, una cobardía.

No se acostumbra a valorar lo que se tiene. Y esto es lo que sucede con la democracia y el sistema parlamentario.

Solamente los que lo perdieron o viven en la dictadura de las ideas, nos envidian.

Y no vamos a permitir que este enorme patrimonio se pierda.

Domingo, 25 de febrero de 2018

EL SEÑOR GARCÍA

 

Ya hace algunos días del suceso, pero tiene sentido hablar de él. El programa Salvados del periodista Jordi Evole entrevistó hace una semana a José María García, el hombre del deporte de tantos años. La conversación se extendió a todos los temas imaginables. Y en un momento del diálogo, a la pregunta de Evole sobre la corrupción, contestó García que un empresario de la construcción muy famoso le había revelado que los pagos a políticos eran moneda habitual del sistema.

Vino a decirle que “si no pagas, no trabajas”, es decir no llegan las contratas públicas y la actividad continuada con la Administración. “El empresario tiene que alimentar a mucha gente y no puede renunciar al encargo por una negativa a entregar una dádiva o un porcentaje a quien se lo pide como contrapartida al favor recibido.”

Évole inquirió a José María Garcia sobre la identidad del empresario que le había realizado tal confesión. La cosa fué por las iniciales, de principio a fin. Y  parece que los dos asintieron a que la persona en cuestión era Villar Mir de OHL. Por lo menos esto es lo que ví y entendí de la escena.

Al día siguiente García se desdijo ante el Juez. Manifestó que en absoluto se había referido al empresario antes aludido y que todo eran imaginaciones, suposiciones o inventos de los que malinterpretaron sus frases. Está claro que a estas alturas de la vida, el periodista quería cerrar el asunto y no buscarse problemas.

Pero lo que se trató en Salvados, es evidente que ha formado parte de las reglas del juego que durante mucho tiempo han imperado en el país. Y no solamente con un partido. Con todos los partidos. Formaba parte de la normalidad de las relaciones entre las empresas adjudicatarias de obra pública y determinados personajes políticos. El partido necesita dinero, mucho dinero. Y la forma de conseguirlo era, es, a través de aportaciones, donaciones, de afines a la formación política. Y de alguna manera aquellas generosas entregas debían tener alguna contrapartida. El agradecimiento del partido hacia aquellos que contribuyen a su financiación y sostenimiento. De este modo, con estas premisas se construyó el edificio tan singular que hoy está tambaleándose.

No sé realmente si podemos dar por cerrada esta larga etapa de oscuridad y contubernio. Difícil la reforma y el cambio de lo que se ha consolidado en décadas.

¿Rasgarse las vestiduras?. ¿Novedad, lo que afirmó José María García?. En absoluto.

A estas alturas de la comedia o del drama, todo nos parece ya conocido. Fruto de la normalidad.

 

 

 

Jueves, 22 de febrero de 2018