EL BUENO DE MONTORO

 

Montoro ha dicho que en el Referendum no se gastó dinero de la Generalitat. A menos, ha señalado textualmente, que se hubiera “conchabado” algún funcionario con un proveedor de la Institución. 

Esta afirmación ha llenado de regocijo a los defensores de los independentistas, porque el delito de malversación de fondos públicos, puede quedar, -a la vista de la contundencia del ministro,- bastante desdibujado.

¿Pero hay alguien que piensa que se va a encontrar en la contabilidad asientos,-en el debe o haber-que digan: “compra urnas referendum”?.No. Imposible. En primer lugar, porque el presupuesto aprobado no contiene una partida semejante. Y en segundo lugar porque ningún funcionario o interventor se atrevería a aprobar un gasto no incluído en el presupuesto ordinario o extraordinario y mucho más si ello hiciera referencia a una consulta ilegal. 

Por esta razón es lógico que nada aparezca en los libros de la Generalitat que huela a consulta o referendum. Lo tendrán difícil los fiscales para encontrar las pruebas inculpatorias. Porque, referendum lo hubo. A menos naturalmente que se comprendan como delito la utilización de los locales públicos, la seguridad y limpieza de los mismos.

Con toda seguridad se utilizaron vías indirectas. Con las miles de empresas que trabajan para la Generalitat, pueden haberse producido deslices y fugas. Acuerdos de confidencialidad. Porque el dinero salió de alguna parte.

En cualquier caso la independencia mantiene que la consulta se efectuó,  se ganó y encima no costó un céntimo.

El milagro de los panes y los peces, versión referendum.

 

19 de abril de 2018



Deja un comentario