” Y TÚ MÁS”

Esto es lo que se ha visto y oído hoy en la asamblea de la Comunidad de Madrid. Como que Cristina Cifuentes ya ha dicho que no se va, si Mariano Rajoy no se lo dice y Rajoy se fue a Argentina para airearse, los populares han estado buceando por los archivos y bibliotecas en pos de mentiras, medias verdades o inventos que pudieran encontrar en los curriculum de sus señorías. Y a fe que la afanosa búsqueda les ha deparado algún provecho.

Y así han acusado a José Manuel Franco el líder de los socialistas madrileños de haber falseado su currículum, al indicar que tenía una licenciatura en Matemáticas, cuando no la tenía. El bueno de Franco se ha revuelto en su sillón y ha proclamado que éste error, -que no falsedad,- ya desapareció de su lista de méritos en 2003, o sea hace ya quince años. Y además añadió que la “licenciatura lo era en derecho”, aunque es cierto que “dio clases de matemáticas.”

La verdad es que no se si encontraríamos a muchos licenciados en derecho que a su vez dieran clases de matemáticas, porque para la gente de letras lo del álgebra, las derivadas i las integrales se lleva mal, muy mal. Pero por lo que se ve, Franco ha sabido combinar muy bien en su carrera los dos polos del saber. Es merecedor por ello de mi cálida enhorabuena.

También ha habido bronca para Podemos y Errejon con su ya conocida expulsión de la Universidad de Malaga.

Con todas estas “fintas” el partido popular ha intentado esquivar los envites de Ciudadanos y socialistas. Ha sido la táctica del “tú más”. No lo ha conseguido en gran medida, pero la maniobra de la “distracción” le ha granjeado el que la prensa tuviera que fijarse forzosamente en otros objetivos 

Total. Muchos, muchísimos sabíamos que el “curriculum” acumula con frecuencia errores, fantasías y que por tanto su credibilidad es más bien escasa. Y también teníamos bastante claro que el currículum de los políticos nadie se los leía. Porque tampoco se sabía que existía.

Pero a partir de ya, voy a revisar mi currículum. 

No sea que alguien me haya puesto una licenciatura de más. Y dentro de treinta  años se lo echen en cara a algún famoso de mi familia.

Sería imperdonable. 

12 de abril de 2018



Deja un comentario