NO ME CREO LAS ENCUESTAS

 

Bueno, en realidad no se si se las cree mucha gente. Ayer el CIS publicó la última de las encuestas del Sr.Tezanos, que es el socialista que está al frente de la institución oficial que elabora estos estudios. El resultado es el que era de esperar. El PSOE es el que gana con diferencia las elecciones y tanto el Partido Popular como Ciudadanos pierden unos cuantos, bastantes escaños. Vox, en cambio se consolida como fuerza ascendente.

Era Churchill quien decía que solamente se creía las encuestas que él producía. Tenía razón. Porque la elaboración de las encuestas se presta a todo tipo de componendas y artificios. Empezando con las personas entrevistadas. Con la selección de la población a la que se le van a hacer las preguntas. Y cómo van a ser estas preguntas. Y como se va a reflejar o transcribir la contestación. Y luego la tabulación de los resultados de la encuesta.

¿Que grado de sinceridad, de verdad podemos encontrar en el contenido de las encuestas que se realizan?. ¿Que interés tiene el encuestado en contar lo que realmente va a votar?. El voto tiene mucho que ver con la intimidad, con la conciencia, con la expresión externa de una voluntad que quiere transmitir un estado de ánimo, de mensaje hacia el entorno político. ¿Porque desnudarse por una encuesta?.

Quiérase o no, la encuesta transmite,- quiere transmitir- una tendencia. Que el común del ciudadano llegue a un cierto convencimiento que aquel partido, primero en las encuestas, es el que merece ganar las elecciones. Llamar también a la inercia del ciudadano que puede hacer un seguimiento de lo que expresa una mayoría de encuestados. Esto es, hacerle fácil la decisión de a quien votar. ¿Encuestas manipuladas?. No, exactamente. Pero lo de la “cocina”, lo de la encuesta aderezada con un buen condimento, sí vale.

De todos modos muy pronto vamos a salir de dudas. La victoria o la derrota de las encuestas.

10 de abril de 2019



Deja un comentario