HOY

 

Hoy me desayuno con las declaraciones de la señora vicepresidenta Carmen Calvo, diciendo o afirmando en rueda de prensa con la mayor rotundidad que lo del gobierno de coalición con Podemos se ha terminado. Que vuelven a la posición de salida. Esto es gobernando solos con apoyos externos. Por tanto, hablar con todo el mundo. Con los populares, los de Rivera, con Podemos, pero claro para que digan que sí o se abstengan. Porque si el voto que se espera es negativo, vamos ya a unas nuevas elecciones.

Calvo ya ha dicho también que no van a hacer otra vez el papel de apostar a ver que pasa. No se quiere hacer el ridículo. Además ahora ya no hay encargo alguno del Rey para formar gobierno. En cualquier caso y para terminar, ha señalado que este año no van a ir de vacaciones. Que van a seguir trabajando. ¿Para qué?. Bueno, pues nunca se sabe. A lo mejor los de Izquierda Unida convencen a los ultramontanos adictos a Iglesias, para que empujen a que haya investidura.

Me llamaron ayer un par de amigos preguntándome que, porqué Ciudadanos no mueve ficha y  busca el entendimiento con Sanchez para un gobierno de coalición. Dicen que el país se lo agradecería. Ir pues al encuentro del líder socialista, tras el fracaso de estos últimos días. ¿ Si  Ciudadanos era o es el partido liberal, de centro, “bisagra”,porque no debería ahora dar un paso y favorecer la investidura?.

Así,visto desde fuera parece lógico el razonamiento. España necesita una estabilidad parlamentaria, un gobierno y Ciudadanos podría facilitar el que ello se produjera. Además Rivera podría asegurar un cierto protagonismo con una vicepresidencia y varios ministerios. Pero desde Ciudadanos seguro que la operación no se ve, ni se contempla. Imagino que se acordarán de los gritos de los militantes del PSOE el día de las elecciones, exclamando “con Ribera, no”. O bien otras trifulcas, frases, casi insultos de uno y otro líder, reprochando acciones u omisiones.

También es cierto que el partido acompañante en el gobierno al que ha ganado las elecciones, siempre o casi siempre sale mal parado de la aventura. Ha sucedido en varias ocasiones en Alemania, con el partido socialista coaligado con Merkel. La estabilidad en la política germana ha tenido un precio que lo ha pagado el SPD. He de suponer que Rivera no quiere pasar por este mal trago. Además, después de los pobres resultados de las llamadas “derechas” en las últimas elecciones, estarán buscando fórmulas de entendimiento para que en las próximas el electorado no fraccione el voto y les lleve de nuevo a perderlas.

Por tanto, todo bastante complicado. Para los que nunca habrían aceptado una coalición PSOE/Podemos, en la que se incluyen por supuesto muchos socialistas, el que el empeño no haya tenido un final feliz, ha sido una buena noticia. También para todo el sector privado, que es el que aguanta el Presupuesto  con sus ingresos y es la fuente además de la generación de puestos de trabajo. 

En Italia, en Bélgica, han pasado largas etapas sin que pudiera accederse a formar gobierno. En el fondo y para una temporada, quizá no esté tan mal. Como que a los políticos,- a todos-, les entra siempre la absoluta fiebre y necesidad de legislar, unos meses de calma se van a agradecer. Además  si preguntamos a muchos ciudadanos de la calle, si han advertido la falta de Gobierno, seguro que nos van a contestar que no y que les es igual. 

Por tanto, presidente en funciones, Pedro Sánchez, lo que ha sucedido esta semana no es demasiado grave. Si finalmente hay gobierno, bien; y sino, si vamos a elecciones, bien, también.

 

 

 

 

27 de julio de 2019



Deja un comentario