¿LA HORA DE LA POLÍTICA?

 

Después de la publicación de la Sentencia del Supremo, los periódicos de Barcelona, con grandes titulares, escriben: “Es la hora de la política”. 

Bueno, lo es hoy, lo fue ayer y lo seguirá siendo mañana y pasado mañana. ¿Cuántas veces se ha hablado de ello? La vía judicial no establecía o suponía un freno o  condicionante a un posible acercamiento. Tampoco podía esperarse que la vía judicial resolviera nada.

Por mucho que ahora se diga que es la hora de la política , que es lo mismo que decir que es la “hora del diálogo”, las expectativas no son favorables. La niebla continúa invadiéndolo todo. Porque “política”,- esto es “dialogar”,- ¿qué? . ¿De qué se va a hablar? Para unos, la barrera, lo incontestable es el “derecho a decidir”, la “autodeterminación”, el referendum. Ya me refería a ello en el blog de ayer. Y los otros esgrimen la ley y la Constitución. Y naturalmente nadie se quiere apear de sus planteamientos. La sentencia no ha introducido nada que no fuera ya conocido. Y la sentencia no va a generar la conversión de los condenados, algunos de los cuales están dispuestos a repetir sus experiencias; aunque esto sí, mientras las urnas les sigan prodigando una mayoría en el marco separatista. Mientras la situación de poder se mantenga inalterable, a favor de  las tesis independentistas, no habrá “política” ni “diálogo”. Obviamente todos hablarán que ansían el diálogo y responsabilizarán al adversario de no reaccionar a esta llamada. Pero en realidad, de verdad, aquí y ahora, no se quiere ni política, ni diálogo. Solamente la rendición del Estado. Y en esto se equivocan. Ni el Estado se rindió antes, ni lo va a hacer hoy o mañana. El gran error en las filas secesionistas sigue. Y seguirá. Hasta que algún día unas elecciones cambien el decorado, la escena.

Pero esto, está aún bastante lejos.

 

15 de octubre de 2019



Deja un comentario