“DEMOCRACIA”

 

La palabra más “sobada” en estos tiempos es “democracia”. Todos se han apoderado del término. Lo que para unos es democracia, para los otros, no. Unos se comportan como “·demócratas” y otros como “fascistas” que es también la locución utilizada por los demócratas para señalar a los contrarios, que naturalmente también se identifican como los únicos demócratas.

Según hagas tal o cual cosa, serás o no un demócrata. Vete por tanto con cuidado para no perder este atributo. Porque de ahí pasarías a ser un repugnante fascista, un ser despreciable, un nadie a quien se puede vituperar e ignorar.

Acostumbra también a aceptarse, que quien se expresa de forma tan contundente acerca de la circunstancia de alguien , no sepa realmente que significa tanto el término “democracia” como el de “fascismo”. Ya sea por su juventud o por su desinterés hacia el mundo de los libros. Si es muy joven, nunca vivió en un régimen fascista y por tanto nunca podrá comparar aquel sistema con el parlamentario que hoy en España disfrutamos. Si por otra parte, es indiferente o tiene aversión a los libros, no se habrá enterado de lo que la historia explica acerca de los países que vivieron el fascismo, el nazismo y abrazaron finalmente la democracia. Y como no se habrá enterado, seguirá en una ignorancia absoluta y total.

Y luego están los que conociendo bien todos estos conceptos, han abrazado una ideología, por sectarismo, por romanticismo, como objetivo de vida. Y están dispuestos a disfrazar su discurso, a mentir, a engañar a quienes quieran oírles, para convencerles y convertirlos en un mero instrumento.  Y conseguir algún día el poder. Estos son los que hablan siempre de democracia. Se comportan como auténticos dictadores, como verdaderos fascistas, pero siempre también como “demócratas”. Con el salvoconducto de la palabra “democracia” creen, pueden condenar a todos los que se opongan a sus designios.

Cuidado por tanto con los que siempre nos hablan de democracia, y que anteponen esta palabra a todo lo que hacen. Son ellos, los que identifican y definen sus acciones como la expresión de la “democracia”. Porque cuando uno presume tanto de una virtud, de una característica personal, es que a lo mejor carece de ella.

Es lo que nos sucede ahora.

 

15 de noviembre de 2019



Deja un comentario