LA MANO EN EL FUEGO

 

Dice que la pone Bono, antiguo presidente del Parlamento, en favor de sus amigos Chaves y Griñán. Y que no se quemaría. Son inocentes. Porque no se han llevado un céntimo. O un duro, de los de antes. Así de categórico. Así de contundente.

La sentencia sobre la corrupción del PSOE habla de casi setecientos millones de euros. Malversación. Mucho dinero que debía cubrir unas necesidades presupuestarias,- atenciones a los parados-,y que se destinó a otros fines. Todo ello fuera de control. Sin un mínimo control. O desoyendo a los que intentaban frenar la sangría.

Y quedan aún más de ciento cincuenta “piezas separadas”. Es decir “mini procesos”, donde los casos de corrupción, tratados de manera global y genérica en la sentencia ya dictada, serán objeto ahora de un enjuiciamiento independiente. En definitiva los “Ero” no han hecho más que empezar. Como digo, un centenar y medio de Eros, van a seguir al primero.

Y si damos credibilidad a Bono, entonces, ¿Ni Griñán, ni Chaves, se enteraron? ¿De nada? ¿De lo que estaba ocurriendo en las distintas jerarquías de la Comunidad?. O bien lo dirigieron, o lo toleraron o cerraron los ojos. ¿Pero, tanto tiempo? ¿Durante tantos años? ¿Nadie les advirtió? ¿Tan grande fué su dejadez y abandono?.

Bono, no lo creo.

Te vas a quemar la mano.

24 de noviembre de 2019



Deja un comentario