BOYAN SALESKY

 

Este jovencito de 39 años se lo disputan las principales firmas automovilísticas. Lo tienen como un genio en el desarrollo de la tecnología de la conducción autónoma. Los europeos han llegado tarde y están tratando de recuperar el tiempo perdido con inversiones millonarias. Audi tendrá que despedir en los próximos cinco años a más de nueve mil empleados y contratar en cambio a especialistas en la nueva tecnología eléctrica. Boyan Salesky trabajó en Google, consiguió resultados sorprendentes en este ámbito y veremos finalmente cual de las marcas conocidas se queda con sus servicios.

Realmente no acaba de comprenderse como empresas del tamaño de Volkswagen o Mercedes no han hecho los deberes, con la sustitución progresiva del vehículo tradicional de gasolina o gas oil, por el motor eléctrico. Y sorprende que personajes sin historia en el sector, sin la experiencia de décadas en la construcción de automóviles, hayan tomado la iniciativa en esta carrera. Elon Musk, es el paradigma de todo ello. Hizo sus primeros pasos, con Pay Pal, la herramienta de pago de Internet, vendió su participación en centenares de millones de dólares y se lanzó a la aventura de Tesla, la empresa que fabrica un coche eléctrico de éxito, con una batería que aguanta muchos kilómetros.  Por el momento Tesla, pese a algunos contratiempos, mantiene una buena cotización en la Bolsa americana y Musk ha anunciado hace pocos días que va a construir una gran factoría en Berlin. O sea en las mismas barbas, de sus competidores germanos.

El coche eléctrico se va a complementar con la conducción autónoma. Aunque su implantación vaya para largo, en USA los ensayos se están generalizando. Me pregunto si todos estos avances sólo podían generarse en aquel país. ¿Habría podido nacer un Elon Musk en algún país europeo, esto es disponer de las herramientas que le permitieran llegar lejos en la creatividad, en la invención? ¿ O un Boyan Salesky, contando con la fuente inagotable de recursos que posee Google, para buscar nuevos espacios, nuevas fronteras al ya maduro sector del automóvil?.

No creo que estos personajes hubieran contado con las facilidades, con la actitud y disposición que han hallado en la sociedad norteamericana.

¿Es éste un reproche, que debemos hacernos los europeos?.

Sí. ¿Porqué no decirlo?. Tampoco es ninguna novedad.

 

3 de diciembre de 2019



Deja un comentario