KRUGMAN, STIGLITZ,TRUMP

 

Ya sé que los premios Nobel de EE.UU, Paul Krugman y Joseph Stiglitz están en contra de Trump. Lo estuvieron desde un comienzo. Y han seguido atacando, a través de sus artículos, a lo largo de los años de legislatura, aunque ahora con menos ahínco. La crítica se ha convertido en la mayoría de los casos, en el pretendido fracaso de su política económica. Rebaja de impuestos, aumento del déficit, reforma sanitaria de Obama.

Resumo. La rebaja de impuestos ha beneficiado a los ricos y a las grandes empresas que han podido repatriar las reservas del exterior, pagando un mínimo. En cambio la menor presión fiscal no ha redundado en mayores inversiones, más ingresos públicos y un menor déficit presupuestario. Al contrario éste ha seguido aumentando. Además, dicen Krugman, secundado por Stiglitz, la buena marcha de la economía , se debe a los cimientos puestos ya por la Administración Obama. Total, los USA están mucho peor ahora que cuando Trump accedió a la Casa Blanca.

Krugman y Stiglitz, pertenecen o son votantes del Partido demócrata. No lo esconden. Y también, reconocidos economistas. Pero en este asunto no sé si les puede más su opción política que su oficio. No estoy demasiado seguro de cuál ha sido esta opción. Aunque casi me inclino por entender que ha prevalecido el sentimiento político.

Para el norteamericano que posiblemente vuelva a votar a Trump, lo que vale es que hoy la economía funciona prácticamente con un pleno empleo,  que la confianza empresarial en la marcha de la coyuntura  sigue siendo notable. Que lo de “America first” ha sido algo más que un slogan electoral. Que hoy los USA son más fuertes que hace tres años. Que lo del déficit, aún siendo cierto, solamente está en los papeles. No en la calle.

Y todo ello pese a que Trump es un creído, un prepotente, un superficial y también bastante falso. Esto lo saben también sus votantes.

Pero entre los políticos esto no es ninguna novedad.

 

9 de febrero de 2020



Deja un comentario