EL GRAN INCENDIO

Es como si se hubiera producido un gran incendio. Semejante al incendio en una empresa. Desaparece. Pero la compañía de seguros acude a indemnizar el siniestro. No le da un préstamo al asegurado. No. Le da dinero para que pueda reconstruir su factoría. Y pueda volver a empezar. Sin mayores cargas. Sin lastres.

El coronavirus, es también un gran incendio. Que sigue. ¿Y dónde está la compañía de seguros que asegure la continuidad de nuestras actividades?. Que nos de los fondos suficientes. No que los preste. No, aquí, no hay compañía de seguros. Aunque está el Estado. Y se supone que la Unión Europea. Que es mucho suponer. Y a su lado el Banco Central Europeo al que me he referido en estas últimas notas. Estas son ahora nuestras aseguradoras. Aunque lo sean contra su voluntad y a la fuerza.

Y es lo que hace falta. Lo que aún no han comprendido o no han querido entender las instituciones antes expresadas. Dinero. Lisa y llanamente. Que se faciliten recursos a los ciudadanos y a las empresas. Porque nadie, ninguno es responsable de lo que está sucediendo.

Sin duda, la mayor y más rentable inversión que pueda hacer el Estado y la Unión Europea, es y será en las próximas semanas y meses, ingresar dinero en las cuentas de particulares, autónomos e industrias. Para que el sistema económico resista y no quiebre.

Tenía razón ayer el presidente de Cantabria Revilla en TV. Antiguo profesional de la Banca, sigue conociendo cuáles son las flaquezas y debilidades de la coyuntura. Su receta, en extremo simple. Que el BCE aumente la masa monetaria. Dicho de otra manera. Que imprima más euros. Los que hagan falta. Y que los Bancos centrales y privados se encarguen de que esta savia llegue a sus destinatarios. Solo así podrá detenerse la tremenda sangría de pérdidas económicas y de empleo.

Lo que estoy diciendo puede parecer hasta irreal. Pero no lo es. La situación excepcional que estamos viviendo requiere también soluciones que tienen un carácter excepcional. Y no tenemos mucho tiempo para abordarlas. Se tendrá que hacer en los próximos días. O en dos o tres semanas, como máximo.

Sino, puede llegar a ser tarde.

24 de marzo de 2020



Deja un comentario