PUERTAS «MÁS» QUE GIRATORIAS

Recuerdo las veces que desde la izquierda o extrema izquierda se habló como tema viejo y a la vez novedoso de las famosas «puertas giratorias». Esto es, los ministros de unos y otro color que después de abandonar el cargo eran nombrados como miembros de consejo de Administración de multinacionales, de grandes empresas españolas.Una especie de retiro dorado que merecía las críticas de los espectadores políticos dedicados a cantar las desgracias de la clase dirigente española más tradicional y nacida de la transición. La prensa se hizo eco de ello y sin prácticamente crítica alguna, asumió este pecado casi original de muchos líderes ya jubilados de la política activa.

Pero después de este episodio, ahora,-ayer- nos enteramos que en Enagas, la empresa con participación estatal que distribuye el gas por el país, propietaria de las redes de canalización de esta fuente de energía, se han nombrado nuevos consejeros y que los tres designados tienen una vinculación política con el PSOE y Podemos. Quizá el personaje más destacado sea Montilla, que fue presidente de la Generalitat y líder del PSC en Catalunya. Y también leo que Podemos ha nombrado a alguien afín a sus postulados. Recuerdo que se le ha preguntado a Sánchez,cómo se había producido este salto hacia las puertas giratorias y él se ha limitado a señalar que ha sido la empresa y el Consejo quien ha adoptado esta decisión. Muy bien. Y caso cerrado.

Claro que aquí llueve sobre mojado, Porque el caso más elocuente de concentración familiar,- puerta giratoria o como se le quiera llamar-, ha sido el de Pablo Iglesias, vicepresidente segundo y su mujer, ministra también del gobierno. Un ejemplo claro de nepotismo y de desvergüenza, frente a los ciudadanos. No vamos a entrar en las capacidades de uno y otro, que cada uno debe tener las suyas, simplemente de respeto y consideración al ciudadano. Porque los políticos, sea cual sea el puesto que ocupan, son, han de ser, servidores de los ciudadanos, sin que pueda albergarse sombra alguna de que el objetivo sea precisamente el servirse del poder. No voy a entrar en las protestas y voces airadas que se habrían producido si esto hubiera sucedido en un gabinete de los populares. ¿O es que algunos tienen una especie de «bula» o «franquicia» y otros no?.

Debe ser algo, -o mucho,- de esto.

2 de junio de 2020



Deja un comentario