Archivo de julio de 2020



HOLANDA

Sánchez se ha ido a Holanda. Solo. Solo ante el peligro, como en la película de Gary Cooper. Pero el celebrado actor norteamericano tuvo, después de muchas cuitas, más éxito que el presidente del Gobierno.

Holanda es también la historia de los Tercios del Flandes y los recuerdos que aún habitan en estas tierras, sobre las «hazañas» de los esforzados guerreros castellanos. La memoria colectiva imagino,no es en absoluto propicia a los fervores hispanos.

Sánchez se fue de este encuentro relámpago, expresando su sentimiento de que la negociación en el reparto de la tarta del covid19, sería muy complicada. En realidad no sé porque viajó a Holanda, que capitanea el grupo europeo de los «frugales». Tenía que haberse buscado un acompañante. Conte de Italia o el presidente portugués. Pero no ir a pecho descubierto. Y tampoco creo que los holandeses le hayan agradecido la cortesía de ir a verles.

En cambio el encuentro con Merkel, parece que ha tenido otro color. En definitiva ha sido Merkel la que con Macron, han lanzado el proyecto de los 750.000 millones de euros. Merkel tiene muy claro que a su país lo que le interesa es salvar este gran bache y que la política europea y la economía, salgan reforzadas.

Pero la empresa esta complicada. El dinero no va a llegar de inmediato. Se está haciendo tarde. O muy tarde. Acuerdos en la cumbre que tenían que haberse producido en marzo, en abril,en mayo. Y estamos ya en julio. Por suerte hemos contado con el oxígeno del Banco Central Europeo.

Sin este oxígeno, ahora mismo estaríamos asfixiados. Muertos.

miércoles, 15 de julio de 2020

AHORA IRLANDA

Por mucho que se haya reprochado a Irlanda acerca de las ventajas que en el orden del impuesto de sociedades y otras franquicias semejantes, ha estado dispensando a las grandes multinacionales americanas, lo cierto es que por el momento, ha sido la gran beneficiada de este tratamiento fiscal discriminatorio. Y la Union Europea, -cuando ha sido el momento,- no ha dicho nada. Mejor aún , el ministro Paschal Donohoe ha sido elegido presidente del Eurogrupo. Y como presidente, ya ha dicho que se va a oponer a la tasa Google. Y que si acaso sea cada país comunitario el que lo haga. Lógico. Si está acogiendo Irlanda la sede de estas empresas, no va a lanzar piedras sobre su propio tejado.

Y nosotros, como se dice, «más papistas que el Papa». En vez de tratar, -como lo hacen Luxemburgo e Irlanda-, de obtener beneficios de una baja fiscalidad y otras prebendas que incrementan la inversión foránea, nos situamos como los principales valedores de las esencias comunitarias. Y así nos va. No es que en Europa nos lo hayan agradecido. El Presidente de la Comisión, lo fue durante unos cuantos años el luxemburgués Juncker. Y pocos le criticaron que Luxemburgo fuera una especie de paraíso fiscal en la UE, refugio de capitales a la busca de seguridad y paz tributaria. Y ahora sucede con Irlanda. Sin olvidar mencionar también a uno de los «frugales», Holanda, que sigue manteniendo algunos dispositivos que dispensan un favor fiscal en las antiguas colonias.

Conclusión. En términos coloquiales podríamos señalar que «esto es hacer el primo». O el imbécil. Como se quiera.

Y seguimos sin darnos cuenta.

sábado, 11 de julio de 2020

LA SEÑORA CALVIÑO

La Sra. Calviño, vicepresidenta del Gobierno, no ha salido elegida como presidenta del Eurogrupo. Y ha dicho lo siguiente: «Teníamos garantizados diez votos y como solamente recibimos nueve, es evidente que uno de ellos no ha hecho lo que se había comprometido a hacer.»

Como que el voto era secreto y además se emitía en la distancia, imagino que no fue nada fácil ir seduciendo a los votantes. En cualquier caso tengo que pensar que la Sra. Calviño no se ha llevado una gran sorpresa con este resultado. En otro caso cabría interpretar en su persona altas dosis de ingenuidad y confianza en la actitud del prójimo. Lo cual en política no deja de ser bastante arriesgado.

Supongo,- o seguro-, que habría hablado con unos y con otros y que nadie le habría dicho, así a la cara, «Nadia, no te voy a votar. Y no insistas». Al contrario, todos le habrán contestado que iban, sin duda, a hacerlo a su favor. Porque si decían otra cosa, ¿porque llevarse mal, o enemistarse con la Sra. Calviño?.No, mejor contestarle que sí. Efusivamente. Y además hacer luego lo que mejor convenga al color, al partido o al país que uno representa.

Con un Gobierno de coalición PSOE/PP, esto no habría sucedido. Se ofrecía una posición de fortaleza y de unión frente a las instituciones comunitarias y se aseguraba en la votación del Eurogrupo, el sí de formaciones conservadoras y de izquierda. La debilidad del Ejecutivo ha jugado a Calviño y a Sánchez una mala pasada.

Pero seguro que Sánchez no se da por aludido. Ya ha echado la culpa de lo sucedido al Partido Popular. Como siempre o casi siempre.

Estamos igual.

sábado, 11 de julio de 2020

BALANCE PROVISIONAL

Se están haciendo ya cuentas de los resultados de la financiación que el Estado ha facilitado a las empresas en estos últimos meses. Quiero recordar que había dicho en esta misma columna que en el asunto del corona virus, los ciudadanos y las empresas no teníamos ninguna responsabilidad. Y que del mismo modo que cuando se produce un siniestro la compañía de seguros es la que paga, la que entrega el dinero para que la situación vuelva a la normalidad, con el Covid 19 el Estado tenía que hacer algo semejante. Esto es, proveer a las empresas y autónomos de los recursos necesarios para que la actividad y la facturación no menguasen.Y añadía también que si el Estado hacía este gesto, en definitiva ello aprovecharía a sus propios intereses. Porque el mantenimiento del tráfico económico, permitiría que los ingresos en el orden fiscal, también pudieran sostenerse en el tiempo.

Claro que lo que digo puede sonar a pura ingenuidad. A lo que uno desea, lejos dela realidad imperante. Pero, no. Resulta que no. Que la Unión Europea, -léase Merkel y Macron- han llegado a la conclusión que una gran parte de los fondos que se arbitren para la reconstrucción, lo han de ser a fondo perdido. Muchos, muchos miles de millones. Gran parte de los 750 mil millones que se proponen. Se juegan en ello la supervivencia del gran proyecto europeo. Finalmente se dieron cuenta de ello y se han puesto manos a la obra, para que Europa no zozobre en esta hora.

Yo creo que el gobierno español, ha sido muy conservador a la hora de arbitrar los recursos financieros a las empresas. La ministra de economía, la Sra. Calviño, ha estado más pendiente de la Prima de Riesgo, de las emisiones de Deuda que se colocaban al Banco Central europeo, que de las urgencias que precisaba el sector privado. Se ha perdido algún tiempo en la aplicación de las medidas. Y hasta ahora el Estado poco dinero ha gastado. La mayor parte de las aportaciones lo han sido en forma de avales. Esto es, si la empresa no paga, un día pagará el Estado. Pero de momento no se sueltan recursos. No está mal, pero habría hecho falta un porcentaje importante de ayuda directa. No de nuevo endeudamiento. Porque resulta que se ofrece a las empresas que se endeuden y carguen por ello este lastre en los pasivos de sus balances. Me preguntaron en una emisión de Radio si creía que estos préstamos con aval del Estado se iban a pagar. Pues, imagino que si, porque será primero el Banco que en caso de mora, ejecutará a la empresa. El Covid19 se habrá resuelto,- o se estará resolviendo en este ámbito económico- con un mayor endeudamiento. Y lo que es más grave, sin saber si esta financiación, a la vista de la coyuntura, va a servir para consolidar la situación futura de la empresa.

Seguimos por ello en un estado de máxima fluidez. De absoluta incertidumbre. No sabemos qué es lo que va a pasar. Ni siquiera lo intuimos. Claro que no renunciamos al optimismo. Pero el lastre que arrastramos de estos meses es enorme y no nos deja ver el horizonte con alguna claridad.

A ver si esto pasa. Algún día. ¿Pronto?. Pues tampoco lo sé. Aunque lo espero.

martes, 7 de julio de 2020