¿Y DONDE ESTÁ?

No, no me gusta nada lo que está sucediendo en el país. Y no soy monárquico. Pero no me gusta que no se conozca el paradero del rey Juan Carlos ni tampoco me parece bien que se haya ido, que alguien o algunos lo hayan impulsado o lo hayan empujado, que viene a ser  lo mismo. 

Claro que con toda seguridad Pedro Sánchez ha sido el principal artífice de la maniobra.   Una maniobra que debilita a la monarquía que alumbró al sistema democrático que nos hemos dado desde el año 78 y que ha fortalecido al Estado español en el ámbito interno e internacional. Que es en definitiva lo que interesa. Un acto de irresponsabilidad más al que ya nos tiene acostumbrados el gobierno social comunista. Se ha dicho y escrito una y otra vez que la salida del rey emérito se ha producido para alejarlo de su hijo, de Felipe VI a fin de que la institución monárquica no se contaminara con las actuaciones de Juan Carlos. Pero en absoluto ésta va a ser la consecuencia. Los que no quieren la monarquía, los que no quieren en definitiva la estabilidad de nuestro sistema, los que quieren de forma irreflexiva, irresponsable un cambio e ir a una República seguirán intrigando, con un único objetivo: el poder. Y si lo alcanzaran, en pro de la democracia, cerrarían la boca a todo el mundo. La historia volvería a repetirse.

Es una desgracia lo que está ocurriendo en España. Estamos asistiendo a un cambio generacional, a  ciudadanos que han crecido en una sociedad que ha generado un cierto bienestar con el enorme esfuerzo y sacrificio de padres y abuelos. El pasado no existe, solamente el presente y se cree en un futuro perfecto y celestial.  Así, sin más. Vivimos también un momento de extrema flaqueza de quienes defienden ideas vinculadas a los principios de libertad, de tolerancia, de respeto a los demás. No es nuevo, el fenómeno se ha repetido a largo de la historia. El pueblo siempre igual y siempre distinto, nunca aprende, y finalmente siempre es este pueblo quien asume las consecuencias de los actos de los políticos, que dicen, que proclaman, que todo lo hacen por el pueblo.

Estamos en la pendiente. Y cerca está el abismo. Veremos si estamos a tiempo de detener esta inercia. Muy claro no lo tengo.

9 de agosto de 2020



Deja un comentario