Archivo de enero de 2021



32 MILLONES DE DOSIS

Siento tener que volver a hablar de lo mismo. Pero es que es importante. Muy importante. Y de ello depende que normalicemos en alguna medida la marcha de la economía.

Sanchez ha dicho que a principios de verano un 70% de la población estará vacunada. Lo mencioné hace unos días en este Blog. Y me preguntaba cómo ello iba a ser posible. Y no encontraba solución a este enigma. Porque el 70% se corresponde con unos 32 millones de ciudadanos. Tendremos entonces que repartir estos 32 millones entre los meses que quedan hasta junio. Unos cinco meses. En este intervalo de tiempo tendríamos que vacunar mensualmente del orden de 5/6 millones de individuos. Disponer por ello de las vacunas en cantidad suficiente y de la organización indispensable para materializar una labor tan intensa y laboriosa. Con toda probabilidad, un acuerdo amplio entre la sanidad pública y la privada. Una preparación rápida, muy rápida, de personal capacitado para la colocación de las vacunas y la disposición de espacios amplios y suficientes,- tal como veo que se está efectuando en el Reino Unido-, para que los objetivos del Gobierno pudieran cumplirse.

Ah, y un aspecto fundamental. Asegurar el suministro bastante de vacunas,- también, imagino más de 35 millones de dosis,-a fin de que no se produjeran «rupturas» en la ejecución del plan, tal como ahora está sucediendo.

Y es cierto que en estos momentos, aún no sabemos cuál va a ser la vacuna que elegiremos finalmente, que produzca al mismo tiempo una seguridad, una simplificación en su utilización y un compromiso de suministro por parte de la o las farmacéuticas elegidas. Todo esto está aún en el aire. Estamos viviendo de expectativas, con esperanza, pero con muchas, con grandes dudas.

Y mientras estemos en esta situación, mejor no hablar de reactivación, de incrementos importantes en el PIB. Porque no va a haber ni la una ni lo otra.

A esperar pues.

Y a rezar.

domingo, 31 de enero de 2021

¿UN FAVOR?

«Vamos a ver. Nosotros le rebajamos o le eximimos de que pague la seguridad social de sus trabajadores, si la pandemia le impide desarrollar su actividad, pero con la condición de que Usted no pueda despedir luego a sus trabajadores. En seis meses. Esta es la condición.»

«Bueno ¿Y si me veo en esta absoluta necesidad porqué no tengo dinero para poder seguir? Pues este no es un asunto nuestro. Hay que espabilarse.»

Este puede,- o podría- ser un diálogo entre empresa y gobierno. ¿Despide la empresa por gusto, por una ligereza o trivialidad? Yo creo que no. Lo que a la empresa, a su mayoría interesa, es la normalidad en la producción y en la generación de riqueza. Facturar, crecer y un balance saneado que le permita avanzar asumiendo un prudente riesgo. Por otra parte, ¿Que culpa, que responsabilidad tiene la empresa en lo que ha sucedido? Ninguna. Lo he dicho aquí muchas veces. Y en cambio el gobierno les hace en cierto modo responsables. Como si les hiciera un favor. Ahora mismo los ERTE se han prorrogado hasta el 31 de mayo. No había otra alternativa. En otros países de nuestro entorno, son más generosos. En ampliar los ERTE y en las ayudas o transferencias hacia las empresas. Lo tienen claro. Quieren que sigan en el futuro pagando impuestos. Que no desaparezcan. Y por esto, hoy hay que sostenerlas. En cambio en el ejecutivo de Sánchez e Iglesias, esto no está tan claro. El empresario sigue siendo una especie de demonio a redimir. El capitalismo, la iniciativa privada, un bien deleznable.

Y así nos va.

sábado, 30 de enero de 2021

ELECCIONES. MÁS DE LO MISMO

Sigo hablando de unas elecciones que como ya dije hace unos días, mejor habría sido que no tuvieran fecha de celebración. Pero el Tribunal hoy ha confirmado la fecha, 14 de febrero. El tribunal ha olvidado que el precepto constitucional de salvaguardar la vida y la salud de los ciudadanos es más importante que el ejercicio del derecho de voto.

¿Y que quieren los partidos en esta Catalunya sumergida en el marasmo de una pandemia que nos deja a diario cientos de muertos?

Si nos referimos en primer término a los soberanistas que acuden a estas elecciones, ¿cuál es el mensaje que están lanzando?

Pues muy claro no es. Lo del «Proces» ha terminado y ya no da más de si. Las famosas “estructuras de Estado”desaparecieron y la cuestión es buscar ahora la frase, el eslogan  que pueda animar, -que no convencer, -al electorado.

Supongo que  al electorado independentista tendrán que decirle que el proyecto sigue adelante. Pero que las bases de apoyo se han de ensanchar. Un mensaje, mezcla de concreción y vaguedad, que permita mantener esperanzas o deseos que los fieles electores ya saben que no se van a cumplir. Pero como para estos electores la independencia es como una religión, como un acto de fe, van a seguir votando a los sumos sacerdotes Puigdemont y Junqueras.

Los denominados partidos unionistas no creo que obtengan resultados demasiado reconfortantes. Veremos qué le sucede al partido socialista con Illa como candidato a la presidencia de la Generalitat. Un arma de doble filo porque si la pandemia sigue y en estos días que faltan para las elecciones, no se produce un cambio notable a mejor, difícilmente se podrá vender a Illa como gran campeón de la gestión.

En cuanto a los demás partidos, tampoco están generando mucho entusiasmo. Ninguno de ellos destaca por la proyección que puedan tener sus líderes o por actuaciones realizadas que hayan podido despertar un gran interés ciudadano. En resumen, más por inercia que por convencimiento, el independentismo seguirá teniendo una importancia grande en la configuración del próximo gobierno. Y casi con toda seguridad, los políticos que representan estas formaciones, seguirán mandando.

O sea que seguiremos igual.

A ver si me equivoco.

viernes, 29 de enero de 2021

DE «OKUPAS» A «OCUPAS»

Este es otro de los asuntos feos que empañan la imagen de nuestro país. Ahora resulta que en determinados casos, los «okupas» podrán convertirse en «ocupas» legales, revestidos con el manto de la legalidad. Imagino que a los propietarios, inversores, fondos mobiliarios y otras instituciones semejantes, no les habrá hecho mucha gracia el invento del gobierno.

El Decreto de marras establece que si los okupas, han accedido a la vivienda desocupada sin violencia y son población con pocos o ningún medio, se pueden quedar. Y si se produce algún conflicto al respecto, que lo resuelvan los tribunales.

Claro, y ¿ Cómo entran en una vivienda desocupada, si no tienen llave? Pues forzando la entrada o la ventana. ¿Es esto violencia? Pues a lo mejor, no, siempre que quien lo hace , sea alguien de maneras pacíficas y civilizadas.

¿El derecho de propiedad en entredicho? Pues sí. ¿Pero no está protegido por la Constitución? Pues sí. También. Pero en algún pasaje se habla igualmente del «interés general». Esto es la propiedad sometida a un interés superior.

Y tal como está el ambiente, el interés general va a tener siempre las de ganar. Porque cada vez más este interés general se prioriza sobre el particular.

O los ciudadanos se espabilan, o los pequeños propietarios e inversores se movilizan y alzan la voz, poco a poco el interés general se los va a comer.

Y no exagero.

jueves, 28 de enero de 2021

«VACUNAS DE SOBRA»

Si buscáis las hemerotecas, veréis que hace pocas semanas el ministro Illa, hablando del proceso de vacunación, a una última pregunta de una periodista sobre el abastecimiento suficiente de vacunas exclamó, “ habrá vacunas de sobra”.

No se si mientras tanto el ya ex ministro, se habrá arrepentido de expresarse con tanta contundencia. No creo que dispusiera de suficientes datos como para lanzar una afirmación semejante. Porque la realidad está revelando que por el momento y posiblemente durante una etapa más bien prolongada, tendremos más déficit que abundancia de vacunas. Y más si el objetivo es, cómo Sánchez también solemnemente anunció, que a principios de verano la mayor parte de la población este vacunada. Creo que me referí a ello en otro comentario de este blog. Porque imagino que la logística para organizar una vacunación tan masiva no es una cuestión tan elemental. Estamos hablando de millones de personas. Para acceder a la vacunación en tres o cuatro meses. Y para ello tendrán que prepararse espacios, facultativos, material, además naturalmente de disponer de millones de vacunas. De Pfizer, Moderna, Astra Zeneca o Janssen. 

A día de hoy todos estos millones están aún lejos en el horizonte. Más bien podemos hablar de retrasos o incluso de carencias, ya que algunos que habían recibido la primera dosis no podrán recibir la segunda. 

Posiblemente, y esto es lo que a todos interesa, sea esta situación la consecuencia de las urgencias que todo los países tienen. Urgencias que se trasladan a las farmacéuticas implicadas que han de tratar de incrementar los volúmenes de producción sin que ello no genere un menoscabo en los estándares de calidad.

En cualquier caso Illa se precipitó con lo de las “vacunas de sobra”. Espero que estos deslices no se hayan producido en otros ámbitos de la importante función que ha ejercido.

Lo espero y lo deseo. Para bien de todos.

miércoles, 27 de enero de 2021