DEMASIADO TARDE

Ahora resulta que el gobierno quiere “ampliar“ en marzo las ayudas directas a empresas y autónomos. Aunque “ampliar” no deja de ser un eufemismo. Una medida, la de las transferencias directas que lleva ya un año de retraso. Tenia que haberse hecho cuando se desató el virus, en marzo de 2020. Si el Ejecutivo hubiera actuado con la urgencia y la diligencia que la ocasión precisaba, habríamos podido evitar la pérdida tan importante de tejido productivo que se ha producido. Hay que recordar de nuevo ,que necesitándolo como el que más, nuestro país ha sido el que ha dedicado menos recursos a apoyar al sector privado. No lo necesitaban tanto Alemania ni Francia o Italia por ejemplo y en cambio han hecho más mucho más para salvar a sus empresas.

Y Nadia Calviño está hablando de ampliación de ayudas cuando ayer en una reunión virtual de los ministros de finanzas de la Eurozona, a la que ella asistió, ya empezó a hablarse de cómo se iban a retirar los estímulos a las empresas. Unos hablan de cuándo se van a retirar estos estímulos y otros, España, aún no los han establecido en la cuantía que la crisis hace necesaria.

Leo que la ministra explicaba a raíz del encuentro del Eurogrupo  que el gobierno“estaba tratando de identificar las empresas que eran viables antes de la pandemia y aquellas que cuya solvencia se había debilitado a consecuencia de la caída de su actividad.” 

No se que habrán pensado los miles y miles de autónomos, los empresarios de bares y restaurantes, de pequeñas y medianas empresas y alguna de grande de todo lo que dice la ministra. No hace falta profundizar demasiado, conocer demasiado las características y circunstancias que influyen en la empresa, para concluir que aguantar un año sin ingresos, pero asumiendo igualmente muchos costes, va generar la desaparición de muchas de ellas. A menos naturalmente que el Estado hubiera aportado mes tras mes, una parte de esta facturación, como se ha efectuado en países de nuestro entorno.

Nadia Calviño, economista que ha crecido en en los despachos de la UE, no ha estado nunca al frente de una empresa. Y la macroeconomía entiende poco de las dificultades de tesorería de un empresario. Un discurso, el de la ministra, alejado de la realidad.

Mal asunto.,

16 de febrero de 2021



Deja un comentario