«EN CÓMODAS CUOTAS»

No hace falta que pagues nada al contado. Paga por una mínima cantidad mensual y disfruta del móvil, del seguro, de Netflix. Naturalmente, también pagas mensualmente el alquiler de tu vivienda o la hipoteca Y no te preocupes ya, si quieres disfrutar de un vehículo de la última generación. Te lo alquilamos o te ofrecemos un contrato de leasing. Por una mínima cantidad tendrás el coche de tus sueños.

Claro que después de contabilizar todas estas cuotas mensuales tendrá que comprobarse que le queda a uno para satisfacer sus necesidades más elementales. Dependerá del saldo que resulte, para tener que dedicarse forzosamente al consumo intensivo de pizzas, huevos, patatas  y alguna hamburguesa, para llegar a las postrimerías del mes.

Más sobre el invento . Hemos sustituido el pago, la denominación “a plazos” por el de “cuotas” “recibos” que tienen un carácter mucho más civilizado.
Y naturalmente lo que a uno le pueda quedar libre de “efectivo” de “euros” o de ”Cash” se ha materializado en plástico, en tarjetas de crédito, que constituyen de hecho una espada de Damocles que acechan al pobre consumidor. Si desobedece los imperativos de la tarjeta y ésta le niega algún pago en restaurante  o supermercado, el ciudadano correrá el riesgo de tener físicamente que adelgazar en condiciones muy onerosas, sino guarda algunos billetes/ euros en el bolsillo, que le permitan acudir al super de la esquina.

Total, resumiendo, el ciudadano, cautivo de las cuotas, de los límites de su tarjeta bancaria, para seguir disfrutando de las grandes ventajas de la sociedad del bienestar.


Sensacional. ¿No?

17 de octubre de 2021



Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.