PLUSVALÍA

La ministra de Hacienda se ha apresurado en un mitin ayer del partido socialista, a anunciar que nuevamente se va a legislar sobre el impuesto de plusvalía, para satisfacer la sed de los Ayuntamientos, ante la situación de sequía producida por la sentencia del Supremo, que con razón decía que en muchas ocasiones se paga el impuesto sin que se haya producido una plusvalía real en la compra venta.

Pero como que las corporaciones locales necesitan de estos recursos, el Gobierno exista o no la plusvalía, va a legislar entendiendo que siempre ha de haberla. Y por tanto se ha de pagar sí o sí. De este modo se asegura el ingreso de los Ayuntamientos. ¿Impuesto de plusvalía?. Pues no necesariamente. Un impuesto más. Llámelo Vd. como quiera.

Y se va a hacer más o menos lo siguiente según leo: «Se deja al contribuyente el método que le resulte más favorable. Si la fórmula con el valor catastral con los nuevos coeficientes que Hacienda actualizará cada año, sale más onerosa que la plusvalía real, el contribuyente podrá optar por esta última opción, la diferencia entre el precio de compra y venta.»

Muy bien. Pero la propuesta implica o supone que el precio de venta siempre será superior del de compra. ¿Y si no hay manera de vender sino es a pérdida, entonces qué sucede?. Pues que se tendrá que pagar igualmente el impuesto de acuerdo con los «coeficientes» de Hacienda.

Por tanto, es igual lo que los contratantes acuerden. En cualquier caso el impuesto se va a pagar. En definitiva será Hacienda la que finalmente va a fijar el precio a partir del cual se ha de pagar el impuesto.

¿Qué os parece?. El Tribunal Supremo apuntó que el impuesto de plusvalía si se cobraba en cualquier caso, era confiscatorio.

Pues es lo que va a suceder también a partir de ahora. ¿Que más os puedo decir?

Y esto que la propia Ley General Tributaria dice que el sistema recaudatorio no puede ser en ningún caso confiscatorio

Pero el gobierno, ni caso.

7 de noviembre de 2021



Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.