CON TRUMP, NO

Estoy bastante convencido. Con Trump en la presidencia de los USA, Putin no se habría atrevido a invadir Ucrania. ¿Porque?. Simplemente, Putin respetaba más a Trump que a Biden. Lo respetaba o lo temía. Que a veces el respeto encubre un acusado temor.

Claro que uno puede preguntarse si es suficiente este ingrediente personal, para detener o descartar una determinada estrategia bélica. Creo que sí. Que los aspectos personales pueden ser muy determinantes a la hora de asumir riesgos e iniciar determinadas aventuras.

A Putin le gustaba Trump. Y lo había demostrado en varias ocasiones. Imagino que el paso que dio Trump para iniciar un diálogo con Corea del Norte, le debía parecer una decisión imaginativa y audaz. O decirles a los europeos que tenían en el futuro que asumir más responsabilidades en la financiación de la OTAN, rompiendo una tradición de años.

No hace falta insistir en que Trump fue un presidente tremendamente discutido. Fuera de los Estados Unidos, por supuesto. Y mucho en Europa. Pero me pregunto, con quien estaba Occidente más seguro. ¿Con Trump?. ¿Con Biden?. ¿Qué me contestais?

En política internacional, la iniciativa tiene su importancia. En ocasiones, determinante. La iniciativa vinculada al «timing» en la toma de decisiones y la asunción de un cierto liderazgo. En la actualidad no estoy tan convencido que Biden y sus aliados de la UE lleven la iniciativa en el conflicto de Ucrania. El liderazgo en una u otra vertiente del Atlántico o no existe o es débil, de una absoluta inconsistencia. Putin se aprovecha de ello.

Me preguntareis que todo esto que estoy escribiendo, podría asumirse. Pero que la realidad es la que es. Y no podemos volver atrás. Y que a partir de ahí, lo que interesa es saber, qué se ha de hacer para terminar esta pesadilla. Y con los políticos que hoy tenemos. Porque algún día habrá que terminarla.

No digo que tengamos que apelar a Trump. Pero me resisto a aceptar que tanto la UE como los USA no cuenten con los mecanismos y con la fuerza suficiente para buscar una fórmula que permita el cese de hostilidades. Si nos hallamos ante una pugna entre bloques, habrán de ser los políticos que representen estos bloques, quienes tengan la voz y la palabra en la negociación.Sucedió algo semejante en Yalta, al final de la segunda contienda mundial. El escenario hoy es distinto. Pero existen algunas semejanzas. Pese a todas las insuficiencias que he señalado más arriba, ¿Reunir en una mesa a Biden, Putin, Scholz, Johnson?

¿Porque no? ¿Imposible? ¿Quién da el primer paso?.

24 de abril de 2022



Los comentarios están cerrados.