Actualidad

Opinión de Actualidad



RESPONSABILIDAD

Zapatero acaba de pedir solemnemente a los controladores aéreos y a su sindicato, “responsabilidad” ante la huelga que habían anunciado hace pocos días. Finalmente los controladores que sí parecen ser un colectivo baastante privilegiado por el dinero que ganan, han dado marcha atrás y por “responsabilidad” han desconvocado la huelga.

Bueno, vamos a ver si el mismo Zapatero les habla también de “responsabilidad” a los sindicatos mayoritarios CCOO y UGT para que paralicen la huelga general que tienen ya preparada para setiembre. Si para unos se pide sentido de la responsabilidad, cuando los afectados serían cientos de miles, resulta aún más justificado que se apele a la misma cuando se va a inmovilizar a todo el país.

Montoro, portavoz del partido Popular, ha dicho que lo de las huelgas generales tiene un sabor decimonónico. Evidentemente el fenómeno tiene poco que ver con las nuevas tecnologías, con Internet, con Google, con el Facebook o con el IPad de Apple, que son unos artilugios hechos para un internauta amante de los descubrimientos, de la tecnología y de la iniciativa individual.

Además, la huelga general ya anunciada, no se sabe exactamente porqué se hace. Porque dada la escasa o nula eficacia que van a tener los preceptos de la reforma laboral en el empleo, la huelga general como reivindicación de unos derechos, no se aguanta por ninguna parte. Más que huelga, los sindicatos deberían convocar una manifestación en apoyo de otra reforma laboral más ambiciosa, que creara realmente empleo; que redujera drásticamente los casi cinco millones de parados que tenemos en España.

Pero este ejercicio de racionalidad, de sentido común, no lo harán nunca.

Miércoles, 11 de agosto de 2010

EL “ESTATUT”. IDAS Y VENIDAS

El asunto es claro. Un día un juez amigo mío, me dijo: los jueces no somos héroes.¿Porque nos cargan el mochuelo a nosotros?. ¿Porque no resuelven los políticos sus problemas?.

Tenía razón. Desde el principio el “Estatut” ha sido una ficción. Ficción en los dos Parlamentos, el autonómico y el de Madrid, y en el referendum tan poco concurrido. ¿Porque no se tuvo la valentía de abordar un pacto de Estado entre todas las fuerzas políticas?. Si esto se hubiera intentado, no estaríamos ahora asistiendo a este lamentable espectáculo.

Ahora estamos ante un nuevo acto de esta comedia de enredo. El último ponente del  Constitucional ha sido defenestrado y la presidenta Emilia Casas va a encargarse de presentar un nuevo proyecto. Las diferencias en el Tribunal parecen irreconciliables.Una cosa es clara. Si el “Estatut” fuera constitucional ya se habría denegado el recurso del PP. Como se hizo forzando la Constitución, los magistrados se encuentran en una encrucijada. Seguro que están convencidos de que el Estatuto no es constitucional en muchos de sus pasajes, pero no quieren ser ellos los protagonistas del no.

Y en parte tienen razón. Les han buscado para que hagan un arreglo, para unas componendas. Y en esto la mayoría se niegan a ser instrumentos del poder político. Las leyes no pueden retorcerse hasta desnaturalizar su fin y su sentido últimos. Y convertir el derecho y la ley en algo esponjoso y manejable.

No, los jueces no tienen porque ser los que tapen las vergüenzas de los políticos. Bien  está que Catalunya, que los catalanes busquemos un gran Estatuto. Pero hemos de querer también el pacto con España.

De otra manera, poco sirve. Recordemos la historia. Que es muy sabia.

Sábado, 22 de mayo de 2010

GUERRA MEDIÁTICA

 

“El País!, “El Publico”, “El Periódico” y en menor grado “La Vanguardia” se arman siempre con las mejores municiones para atacar sin piedad al partido Popular. “El Mundo”, “La Razón” y ABC, responden a veces con contundencia, a veces tomando iniciativas que asemejan a la guerra de guerrillas. Alguien agazapado lanza una noticia. El otro la recoge y el tercero la sitúa en portada. En muchas ocasiones lo que es noticia para unos, no lo es en absoluto para otros. Las ignoran, las silencian. Y uno tiene que bucear entre líneas para llegar a algunas conclusiones.

A veces la información se halla tan mediatizada que bascula entre un manto de desinformación. Ahora mismo con la batería de detenciones y divisiones del partido Popular, no se sabe con qué información quedarse. Claro que en homenaje al libérrimo principio de hacer lo que a uno le venga en gana, se puede pasar página e ir directamente a la sección de cultura o deportes. Y huir del mareo.

 

Jacinto Soler Padró

 http://www.soler-padro.com/

 

Miércoles, 11 de febrero de 2009

MÁS OBAMA

 

 

Hoy (ayer) el Senado norteamericano tenía que examinar el programa de ochocientos mil millones de dólares. Mucho dinero. Pero necesario según Obama para salir del infierno. Ayer el presidente hizo una serie de declaraciones interesantes en una conferencia de prensa. No dio nombres, pero se quejó de todos aquellos reticentes, que señalan que muchas de las inversiones previstas en el marco de la gran ayuda, no van a servir de nada.

“Si muchos creen que es mejor que el Estado no haga nada en la presente situación, yo estoy en contra de esta postura, dijo”, Y algo así como, “El Estado es el único instrumento que tenemos hoy a mano para animar a inversores y consumidores.” Si creamos unas infraestructuras, si mejoramos la red eléctrica, si incrementamos nuestros esfuerzos en potenciar las energías alternativas, esto es trabajo para los que no tienen trabajo, vino a decir Barack Obama. “Que no me digan que este esfuerzo del Estado no va a tener un reflejo en la disminución del número de parados.”, reiteró.

Finalmente y después de unas diferencias entre Congreso y Senado, el programa de los ochocientos mil millones, con algunos recortes, se va a aprobar.

Pienso que esta vez quizá vaya en serio. Que empiece a verse la luz.

 

Jacinto Soler Padró

http://www.soler-padro.com/

Miércoles, 11 de febrero de 2009

“DER SPIEGEL”, EL ESPEJO

 

 

“Der Spiegel” pasa por ser uno de los más sesudos semanarios de información política alemanes. Muchas y muchas páginas. Se acerca a las ciento cincuenta. Densas, penetrantes, exhaustivas. Los temas que se tratan van hasta las últimas consecuencias. Caiga quien caiga. En la edición de 26 de enero último, el titular de portada ha sido: ¿Cuándo  o en qué momento se puede asumir que el Estado se encuentra en quiebra?. La versión española del título alemán “Wann ist der Staat eigentlich Pleite?”, es mía. Es una versión libre, porque las traducciones literales a veces no se entienden.

 

Pero a lo que iba. El semanario entra a fondo en la cuestión de la crisis que afecta a toda Europa, esto es a la Comunidad Económica Europea. Y se plantea la hipótesis,- hipótesis cercana a la realidad-, que alguno de los países más débiles se declare en suspensión de pagos o quiebra. Ejemplo, Grecia, que en los próximos dos años deberá devolver cuarenta y ocho mil millones de Euros. La conclusión es la siguiente. Si Grecia no puede pagar y se declara en bancarrota, esto no produciría una mal mayor a la CEE. Grecia es un país pequeño y otros países podrían acudir a salvarlo. Pero si el mal se extiende a otros Estados europeos más importantes, ello podría producir el fin de la moneda euro. Fuera de la Comunidad o antes de la entrada de la moneda única estos países más frágiles, hubieran podido devaluar sus monedas. Los productos que venden al exterior habrían reducido su precio y pese a alentar una inflación más alta, habrían salido del bache. Con el Euro, estas posibilidades se han cerrado. Todos los países son ahora solidarios y se aguantan unos a otros. Por supuesto hasta que se cansen. Porque la probidad de unos puede generar tensiones, si otros se endeudan más de la cuenta; si, dicho de otra forma, son menos diligentes y no hacen sus deberes. La misma moneda, el Euro, tendría que devaluarse si al caso “Grecia” le suceden otros países en una situación semejante.

 

Está claro que el Euro se enfrenta a una prueba de fuego en los próximos años. Cuando las cosas van bien, no hay problema; y los que se producen, se solucionan fácilmente. Pero cuando hay tensiones, como las hay ahora, será más difícil imponer la solidaridad entre los europeos.

 

“Der Spiegel” advierte. Y yo digo: Mirarse al espejo de vez en cuando y confesarse uno mismo, resulta un buen ejercicio. Muchas veces para darse cuenta que las cosas no van como deberían.

 

Y que conste que no me refería a España.

 

 

Jacinto Soler Padró

http://www.soler-padro.com/

Martes, 10 de febrero de 2009