Temas monogr



LOS PUJOL

 

Tenía otros temas que comentar, pero hoy la noticia ha sido lo de la imputación de la familia Pujol. La Vanguardia ha resaltado en portada que éste es el primer presidente de la Generalitat “imputado” por delito fiscal y además blanqueo de capitales. Se imputa al  presidente,. a su mujer y a la mayor parte de sus vástagos.

Jordi Pujol debe estar maldiciendo el día y la hora en que se decidió dar el paso,- paso en falso- de declarar que tenía una herencia de su padre que había estado oculta a Hacienda en el transcurso de los años. Y debe maldecir también al ángel de la guarda, o al demonio que le convenció para que hiciera semejante manifestación pública. Si no lo hubiera hecho, ¿qué habría pasado?. Pues de momento, habría conservado el favor y el calor de la inmensa mayoría de sus adictos y simpatizantes, Porque, por mucho que luego se hubiera sabido y se hubiera descubierto, siempre habría quedado la duda de si era verdad aquello que alguien o algunos denunciaban. Sus hijos habrían caminado por el pedregal de las instancias judiciales, pero posiblemente él se habría salvado de la quema. No acabo por ello de entender a qué obedecía la estrategia de declararse culpable o responsable de la ocultación de un patrimonio, que por otra parte, considerando el plazo transcurrido, podía ya estar prescrito de cualquier tipo de consecuencia tributaria o de otro género.

En cambio la confesión de este verano no le ha beneficiado en nada. Muy al contrario. Ha alentado, ha azuzado el interés de los que quieren ir hasta el final. Y como estamos en época de vacas flacas, con un hambre tremenda de dinero por parte del sector público, la “ejemplaridad” es lo que ahora vale. Por tanto la fiscalía se verá obligada a seguir investigando a ver qué es lo que encuentra.

De todos modos, la noticia de hoy, ya lo es menos. Si hace un par de meses, algunos ciudadanos esperaban a Pujol en la puerta de su domicilio con ánimo de revancha, el asunto ha empezado a caer en el olvido popular. Además, como que los casos de corrupción son tantos, tan diversos e implican a tantos políticos, empresarios e intermediarios, el tema Pujol ya ha perdido una gran parte de su “morbo”. Hoy día estar “imputado” ya no es un asunto excepcional, sino que está al alcance de muchos mortales. No voy a a afirmar que esta condición pueda integrar el “curriculum”a los efectos de explicar las virtudes y andanzas de uno, pero sí que dada la dimensión de las personas imputadas, este tipo de imputación  no está al alcance del individuo de la calle.

¿Cómo va a terminar el culebrón Pujol?. Bueno, sus abogados intentarán por todos los medios que se sobresea el asunto. En otro momento histórico no habría habido problema alguno. Mejor dicho, habría sido imposible que saliera a la luz. Pero hoy la sensibilidad es grande y muy posiblemente se siga con la instrucción para averiguar que hay o que había detrás de las cortinas de Andorra o de Liechtenschtein. Y si no consiguen los letrados que se sobresea el expediente, por lo menos intentarán ganar tiempo. 

¿Cuanto tiempo?. ¿Os parece bien cuatro, cinco años?. ¿O seis?.

Yo apuesto por seis.

Tenemos tiempo pues, para seguir hablando.

 

 

 

Miércoles, 17 de diciembre de 2014