LA SITUACIÓN

Esta semana que ha sido de secano a la hora de escribir mis comentarios, ha vuelto a generar la incertidumbre y a perpetuar la intranquilidad entre los ciudadanos que no vemos una vez más la luz al final del túnel.

A pesar de la existencia de las vacunas, del ritmo de vacunación y de la incorporación progresiva de otros fármacos que quieren vencer al virus, la pandemia sigue gobernando nuestras vidas. Nuestra libertad, nuestras esperanzas y objetivos más próximos o más lejanos. Ahora mismo el porcentaje de infectados sigue progresando en la mayor parte de países de nuestro entorno y se nos dice que la mutación del virus es constante, permanente y que hoy la variante británica puede ser la preponderante, pero que la brasileña puede estar también al acecho. Y naturalmente nadie nos asegura que podamos también alumbrar entre nosotros a la variante «española» como lo fue la gripe de igual denominación en las fechas lejanas de la primera guerra europea. Solamente con la diferencia que la famosa «gripe española» no fue generada en nuestro país y en cambio sí puede suceder que en la actual situación se pueda anunciar el nacimiento de una variante ibérica. Porque todo es posible con un Covid19 que no sabemos en realidad dónde está, como se mueve, dónde aparece y dónde desaparece y cuales también de verdad van a ser sus próximos pasos.

Lo que si sabemos es el mal que ello está produciendo en la economía. Estamos ya en primavera y hemos pasado una segunda Semana Santa con unas restricciones bastante generalizadas, cuando nadie habría podido considerar hace un año que pudiéramos seguir en las mismas circunstancias.

Los pronósticos del Gobierno, de la ministra de Economía Calviño, también se están cayendo. Anunciaron un aumento importante del crecimiento y tendremos que esperar aún , posiblemente hasta 2022. Es decir en el presente ejercicio, el crecimiento será mínimo, el gasto del Estado se seguirá disparando y por tanto igualmente el déficit público. Proseguirá la apelación al crédito del BCE y por otra parte los famosos recursos de la Unión Europea, recibidos con tanta pompa, se van a seguir retrasando.

¿Y la situación política?. Bueno. casi tan grave como la producida por la pandemia.

Pero de esto hablaremos otro día.

10 de abril de 2021



Deja un comentario