LOS PUJOL

No cabe ninguna duda que la familia Pujol se enriqueció a lo largo de más de dos décadas, en las que la corrupción fue preponderante en la época que el patriarca presidió la Generalitat. Cuando uno manda durante tanto tiempo, con un poder casi omnímodo, imagino se tiene la tentación de pensar o creer que el país es tuyo. Y que nada te está vedado. Y que nunca te pedirán cuentas.

Pero lo que antes se entendía como normal en la vida pública y que nadie se hubiera atrevido a denunciar, tiene hoy una lectura y una interpretación muy distintas.

La fiscalía ha presentado al Tribunal el escrito acusatorio contra prácticamente todos los miembros de la familia. Los fiscales solicitan penas entre ocho y veintinueve años de reclusión.

Pero no creo que los jueces hagan mucho caso al criterio de fiscalía. Se habla de delitos de asociación ilícita, blanqueo de capitales, delitos fiscales o falsedades. Todos tendrán que demostrarse. Y no va a ser fácil. Sospechas, presunciones muchas. Testigos, evidencias, pocas. Estos temas son incómodos. Nadie quiere que le llamen para explicar lo que vivió. En algunos casos, además el delito habrá prescrito, porque los hechos se remontan a un pasado ya bastante lejano. No creo que me equivoque si afirmo que el juicio va a concluir con penas que no van a superar los tres o cuatro años, con alguna o algunas absoluciones.

Después de tantos años parece que el final está próximo. Pienso que a la mayoría ya les es igual el desenlace. Es el tiempo que lo borra todo. El recuerdo ha desaparecido de la memoria. 

A otra cosa.

12 de mayo de 2021



Deja un comentario