¿Y ESTO, QUÉ ES?


Se presentó el hijo de un buen amigo mío a las oposiciones a letrado del Ayuntamiento de Barcelona. De las plazas vacantes, la cuestión era determinar si los interinos tenían grandes preferencias sobre aquellos que se presentaban sin tener relación laboral con el Consistorio. Finalmente estos interinos cubrieron la mayoría de las plazas vacantes.El hijo de este amigo obtuvo una calificación que le situaba unas pocas plazas más allá de las vacantes convocadas. Esto es, quedaba fuera del cupo.

No obstante poco tiempo después de conocerse los resultados, recibe una llamada del Ayuntamiento. Le dicen que al margen de la nota obtenida, ha de pasar un examen “psicológico” o “psicotecnico” para conocer su idoneidad, para el supuesto que se amplíen las vacantes o acceda a un empleo interino.

El aspirante expresa su sorpresa, pero acude a esta singular prueba. Allí se encuentra con un pseudo Tribunal, Jurado o Comité. Y antes de iniciar la prueba ha de firmar un documento en el que se obliga a no recusar a sus miembros. Se le formulan todo tipo de preguntas sobre su circunstancia personal, que naturalmente nada tienen que ver con el temario propio de las oposiciones. Al parecer el objetivo de dicho “examen” es el de averiguar capacidades, fortalezas o debilidades psicológicas que puedan influir en el desempeño del cargo.

Después de la prueba, el aspirante ya no tiene más información acerca del destino de su expediente. Pasan uno, dos, tres, cuatro meses.
Finalmente el Ayuntamiento informa que se van a convocar nuevamente las oposiciones.

El aspirante, ya no sabe que hacer.

Enviado desde mi iPhone

11 de julio de 2021



Deja un comentario