A TROMPICONES

Se me ocurre este título para hablar de lo que está sucediendo con Puigdemont, las euro órdenes y el sainete de anteayer y ayer en el Alguer el antiguo territorio del también muy antiguo imperio catalán.

Al final fue un azucarillo disuelto rápidamente en agua abundante. No se sabe si la euro orden estaba activada, desactivada o vuelta a activar con singular diligencia. Imagino que lo más probable es que los funcionarios judiciales de turno no la hubieran desactivado, porque en realidad después de la pérdida de inmunidad de Puigdemont tampoco se había producido decisión formal clara del Tribunal europeo, en el sentido de devolver la inmunidad con carácter provisional, hasta que el Tribunal decidiera sobre el recurso presentado por el vecino de Waterloo.

Como que no existía esta resolución del alto Tribunal, tampoco se retiró la euro orden. Sí es cierto que los magistrados habían expresado su opinióm que no era necesaria la devolución de la inmunidad ya que no estimaban probable la detención del president en el exilio. Pero si ésta fue la expresión utilizada por el Tribunal europeo, evidentemente que ello no implicaba el que tuviera que suspenderse o retirarse la euro orden. O sea que el Juez Llanera hizo en realidad lo que formalmente debía.

Posiblemente ahora el Tribunal Europeo dicte alguna providencia, diligencia o como se llame la resolución, en la que considere que estando pendiente la decisión acerca de los recursos presentados por los independentistas, procede la inmunidad. Y ello sobre la base de que en caso contrario, perdería todo su sentido el propio recurso. Si el Tribunal diera la razón a Puigdemont devolviéndole ya de manera definitiva la inmunidad y esta orden no pudiera ejecutarse por haberse producido la extradición, perdería el recurso su razón de ser. De ahí, seguramente la solicitud que se haga de la «medida cautelarísima» por parte de los asesores del «president» al Tribunal Europeo.

Con todo este embrollo Puigdemont ha vuelto a la primera página de los rotativos europeos. No está mal. Y además en el Alguer, donde la lengua catalana es conocida. ¿Aprovechará también la ocasión para pedir la independencia de Alguer, de la isla de Cerdeña?.

25 de septiembre de 2021



Deja un comentario